jueves, 25 de octubre de 2012

La quinta de Julio M. Limantour en Mixcoac / Colegio Williams.


Arriba, en una fotografía de 1987, la esquina sur-poniente del “Castillo” y abajo la misma fachada, aunque casi cien años antes…
Ligado inevitablemente con el Porfiriato, el apellido Limantour es de los patronímicos más conspicuos de nuestro país; Julio M. Limantour, hermano menor del distinguido José Yves Limantour Marquet que estuvo al frente del ministerio de finanzas de México por poco más de 18 años, ha dejado una huella en la Ciudad de México que la mayor parte de las veces pasa desapercibida. Arriba, una fotografía tomada en 1900 y que apareció en “El Mundo Ilustrado”, en que se aprecia la casa Limantour vista desde lo que hoy conocemos como Avenida Revolución y que entonces era la Calzada Tacubaya-Mixcoac; abajo, en una fotografía de 1910, el acceso de carruajes (fachada poniente) de la quinta Limantour en Mixcoac que entonces pertenecía a señora Elena Mariscal viuda de Limantour.
La familia Limantour-Marquet de México (apellido bastante común en Bretaña) se forma con el matrimonio de don Joseph Limantour (nacido el 19 de abril de 1812), capitán de goleta, francés originario de Plomeur, cerca del puerto bretón de Lorient, y Adèle Marquet (nacida el 15 de agosto de 1820), francesa hija de una pareja de panaderos del puerto de Bordeaux. El Capitán Limantour era un comerciante que hizo fortuna en los negocios de armas, préstamo y fincas ligadas la expropiación de los bienes de la Iglesia en tiempo de la Reforma. El matrimonio tuvo dos hijos: Joseph Yves (1854-1935) que se adaptó a José Y.y Jules Maturian (1863-1909) que mutó a Julio M. - Abajo, en una imagen captada en 1904 frente al Restaurante Chapultepec, una anotación dice: --“Automobiling in Mexico - Julio Limantour and friends in his Columbia car in Chapultepec Park”
La foto apareció luego en la revista “Automobiles of the World” en Noviembre de 1905 agregando: “ (Mexico City, April 1904 ...) American touring cars of the best makes of from 12 to 24 hp are beginning to be seen here. One of the finest cars is Julio Limantour's 24-hp Columbia. The car is a duplicate of the Columbia which last fall made the record run from Chicago to New York in seventy-six hours, and won a gold medal in the October endurance run to Pittsburgh.”-- - Julio Limantour que murió a los 46 años ha sido eclipsado por la fama de su hermano mayor, pero su papel en la economía de México es incuestionable; un sucinto documento biográfico de la biblioteca del congreso de los EEUU, (AcBMex903-345-988-ACC-324.5) detalla de Julio Limantour: --“Mexican businessman, statesman, and diplomat Julio M. Limantour was an investor and stockholder in a number of corporations covering the industrial, banking, and transportation sectors of the Mexican economy at the beginning of the 20th century, during the presidency of Porfirio Díaz. He was born on June 17, 1863 in Mexico City, the younger son of Frenchman José Yves Limantour, Sr., and Adela Marquet de Limantour. Limantour's oldest brother, José Yves Jr., was the Minister of Finance during the years 1893-1911. The Limantour family had acquired most of their wealth in real estate, which was passed on to their sons who continued to expand their holdings. In 1887 Julio Limantour married Elena Mariscal, daughter of Ignacio Mariscal, who was Minister of Foreign Relations on several occasions over a period of more than 27 years. The couple had seven children, two of whom died in their infancy.
Arriba, una descripción del atuendo de la Señora de Limantour durante uno de los festejos de 1908. Y sigue la nota de la Biblioteca del Congreso: Limantour was a member of the Ayuntamiento Constitucional de México and later a member of the Congreso Nacional. He was assigned to the Mexican Legation in Paris and held the position of attaché for several years. In 1899 while residing in Paris, he was named a chevalier (member) of the Legion of Honor by the French President for his participation in the establishment of the Liceo Francés in Mexico. He was also a member of several cultural and charitable societies, including the Junta de Beneficencia Privada and the Comisión Nacional del Centenario de la Independencia. Julio Limantour was an investment partner in the banking firm of Hugo Scherer Jr. and Company for many years. He was well-known in Mexico City’s business circles and abroad. Along with engineer Juan Navarro and Carlos Moricard, Limantour joined in a society to build a railroad line in Veracruz. In 1900 Navarro had acquired the rights to a railroad concession granted in 1898 to build a railroad line to run from Córdoba to Huatusco. The railroad was known as the Ferrocarril de Córdoba a Huatusco and by its acronym FCCH. Besides his work with the FCCH, Limantour was a member of the Junta Directiva Encargada de la Conservación y Reparación de Carreteras, and was appointed by President Díaz as Comisario Inspector de Ferrocarriles, assigned to the Ferrocarril de Chihuahua al Pacífico. Among the many companies in which he was a stock holder were the Banco Nacional de Mexico, the Compañía Manufacturera de Cigarros sin Pegamento, El Buen Tono, S.A., the Compañía Mexicana de Dinamita y Explosivos, the Compañía Mexicana de Construcciones y Obras de Ingeniería, S.A., Ferrocarriles Nacionales de México, Cervecería Moctezuma, and the Société Financière pour l’Industrie au Mexique. He also invested in other railroad companies, including the Ferrocarril del Noroeste de México, in several tramways and automobile companies, and a number of mining companies. He was a member of the board of directors of several companies besides being president of the FCCH and the Cía. Cristalera Mexicana de Puebla, S.A., among others. Due to multiple occupations and delicate health Limantour eventually resigned from several companies. He died in Mexico City on October 11, 1909. The FCCH was sold to the Ferrocarril Mexicano in 1909 after his death.”
Arriba, en una extraordinaria imagen de C.B. Waite fechada en 1897, la recién terminada quinta de don Julio M. Limantour Marquet en Mixcoac, única de las residencias de la familia que sobrevive y en la actualidad alberga parte de las instalaciones del Colegio Williams; la fotografía que mira hacia el Nor-oriente, fue tomada desde lo que hoy es la calle de Empresa, justo en el sitio donde se encuentra la estación MIXCOAC del Metro, espacio donde estaba la quinta de la familia Sherer. - El “Castillo” con planta de base casi cuadrada (24x 27 m) que Israel Katzman cataloga como Campestre Romántico, se edificó en un terreno trapezoidal de casi 4,900m² siguiendo un proyecto del arquitecto Ingeniero Manuel Sánchez Facio y diseños interiores de Ibarrola; hubo un proyecto importante para intervenir la edificación en 1909, con proyecto de Mauricio M. Campos sin que se hicieran las modificaciones. Abajo, en una imagen que apareció en “El Mundo Ilustrado” el domingo 7 de enero de 1900, la “fachada Sur de la quinta Limantour en Mixcoac”. Al lado izquierdo de la imagen aparece el volumen que contenía el Gran Salón y las habitaciones de invitados, y del lado derecho –junto a la torre—el volumen del comedor y “jardín de invierno”; al centro el pórtico del jardín principal y la terraza de las habitaciones cardinales.
Luego de la muerte de Limantour, la casa pasó a propiedad de su esposa, la señora Elena Mariscal Smith, hija del ministro de Relaciones don Ignacio Mariscal y quedó bajo la administración de su cuñado José. Luego de las luchas revolucionarias, la construcción y sus terrenos quedaron como parte de los bienes del Comité Revolucionario y perdió una superficie de 2,750m² hacia el norte, asumiendo el “castillo” diversos usos, como cuartel, casa de huéspedes, bodega y refugio para niñas huérfanas. En 1922 la propiedad fue adquirida por don Camilo J. Williams para establecer una nueva escuela, que reemplazaría las instalaciones de su "Instituto Williams" que había abierto en 1906 y estuvo en la calle de Oidor Carbajal, Tacubaya; en ese período también rentó la casa de José Yves Limantour en contra esquina (esa casa, que albergó el “Colegio Madrid” y fue destruida para ubicar el centro nodal de transporte Mixcoac, será objeto de otra entrada en ésta página) como “anexo” para habitaciones e internado. Abajo, la casa Limantour ya transformada en Colegio Williams, con el retrato de don Camilo J. Williams en la publicidad que se publicó en 1922.
Años después, el colegio Williams pasó a ocupar exclusivamente la casa que había sido propiedad de Julio M. Limantour dando inició a una importante actividad edilicia a fin de incrementar la superficie útil con edificios de aulas, laboratorios y auditorio; esas edificaciones definirían los actuales límites sobre la avenida Revolución y la calle de Empresa. En ese período, la quinta de Julio Limantour daba cabida a los dormitorios del internado mientras que la casa de José I. funcionó como parte de las aulas de la escuela; arriba, la casa Limantour transformada en Colegio Williams, en fotografía de 1925 una cuando mi padre estudiaba ahí…
En 1952 el Comité de Planificación de la zona de Mixcoac anunció la modificación del trazo de avenida Patriotismo y la ampliación de Extremadura y para 1958 se demolió la Quinta Sherer que hasta entonces había albergado al Colegio Madrid; en ese mismo período, el colegio Williams pierde una franja de terreno hacia el Norte (cerca de 800m²), donde hoy se encuentra un edificio “central” de Telmex. Así, hasta 1963, el “castillo” funcionó como comedor y dormitorio de estudiantes internos, mientras que las aulas bordeaban el perímetro y limitaban la vista sobre la edificación de origen. Abajo, la fotografía de uno los dormitorios en las habitaciones altas de la casa.
Al paso del tiempo, las diversas habitaciones cambiaron uso y perdieron sus decoraciones, la veranda sur se cegó para albergar oficinas y el “jardín de invierno” se transformó en peluquería. Una enorme pérdida fue la techumbre principal y su torre de mansarda y recubierta de con tejas de zinc que se eliminó y sustituyó con una cubierta de concreto armado; afortunadamente el vestíbulo distribuidor y el salón fumador permanecieron inalterados al paso de los años y se mantienen como recuerdo de lo que alguna vez fue la casa. Abajo, el busto de Camilo J. Williams en el vestíbulo distribuidor de la casa.
A partir de 1972 se eliminó el internado y a partir del año siguiente el “Castillo” pasó a albergar el Bachillerato Williams, cosa que implicó la habilitación y remozado del vestíbulo y habitaciones; abajo, una fotografía del vestíbulo octagonal en 1977 (coronado por un amplio tragaluz) que al centro de la edificación permite el acceso a las distintas dependencias, incluido el salón fumador…
Arriba, el “salón morisco” o salón fumador (decorado por Ibarrola), que albergó las oficinas del director del colegio y desde 1973 fue salón de descanso para los maestros del Bachillerato; abajo una fotografía de las puertas del vestíbulo sobre cuyos cristales decorados se puede ver el monograma con las iniciales” JML” entrelazadas (Julio Maturiano Limantour) y el lema “Mi orgullo es mi trabajo”, recuerdo insobornable de la historia….
En 1999, para festejar el centenario de la fundación del Colegio Williams, el “Castillo” fue intervenido limpiado y remozado; muchos han criticado que no se haya hecho una restauración a fondo, pero es interesante que luego de 120 años, la Quinta Limantour siga ahí.
- Este Blogg está dedicado a “las grandes casas de México” y pretende rescatar fotografías e historia de algunas de las grandes residencias que al paso del tiempo casi se han olvidado. Conforme haya más entradas, aparecerán al final de ésta página…

2 comentarios: