lunes, 25 de febrero de 2013

La casa de la familia Escandón


-- Casa de los Leones y/o Perros —





Arriba, en una imagen fechada en 1917, aparece la “Plazuela de Guardiola” con la casa de la familia Escandón y un fragmento de la casa Del Valle sobre la calle de Plateros. Destruida en 1938, también fue conocida como Club de Banqueros, Casa de los Leones o Casa de los Perros y fue edificada en el sitio donde también estuvo la residencia de los Marqueses de Santa Fe de Guardiola; hoy, ahí se encuentra el Anexo Guardiola del Banco de México. Abajo, en una litografía firmada por A. Gallice que aparece en ALBUM MEXICANO (Lito.Debray Sucs. Portal del Coliseo Viejo 1879), la “Plazuela de Guardiola” con la casa de los Condes del Valle de Orizaba y a la izquierda, la casa de la Familia Escandón.



Abajo, en una imagen fechada en 1866, aparece a la izquierda la residencia de los Marqueses de Santa Fe de Guardiola y al fondo la casa de los Condes del Valle de Orizaba, mejor conocida como la casa de los Azulejos (probablemente remodelada en 1737 por maestro Diego Durán); al centro en la que se conocía como Plazuela de Guardiola –y que conserva ese nombre hasta nuestros días— la escultura que Maximiliano I de México obsequiara en Septiembre de 1864 a la ciudad de México, para honrar a Morelos, ejecutada por Antonio Piatti. La Casa Guardiola sería destruida en 1870 para dar lugar a la residencia que el arquitecto Rodríguez Arangoity proyectó para don Vicente Escandón, su esposa Guadalupe Arango y los hijos del matrimonio.



Abajo, en una fotografía familiar de 1889, aparecen en la Hacienda de La Condesa –de la entonces lejana Tacubaya-, Guillermo de Landa y Lozano abrazado por Dolores de Escandón y Arango (cuarta hija de don Vicente y que casaría con José María Rubín), María, José y Guadalupe de Landa y Lozano. Atrás, don Manuel Escandón y Arango (hijo mayor de don Vicente y que heredaría la casa de la plazuela de Guardiola), José Wenceslao de Landa y Escandón cargando a Jorge de Landa y Lozano; además, sentada y vestida de negro, aparece doña María Guadalupe Arango Escandón –esposa de Vicente Escandón y propietaria original de la casa- entre otros.



Don José Fernando Vicente Escandón Garmendia nació en la ciudad de Puebla, México, el año de 1814; hijo de Pablo Escandón Cavandi (1770-1824) y de María Guadalupe Garmendia Mosquera (1779-1833), casó en julio 1855 con su sobrina (2°) María Guadalupe Arango Escandón (1825-1912) hija de Alejandro María Manuel Arango Menéndez (1789-1875) y María Guadalupe Escandón Garmendia (1801-) con quien procreó seis hijos. Sus intereses se encontraban en campos muy diversos como la banca y la electricidad, la comercialización de productos agrícolas y el aumento del valor de la tierra cercana a la ciudad; un ejemplo puede darse en los terrenos de “La piedad” donde fraccionó y comercializó un panteón que hoy conocemos como “Francés” y otro ejemplo podemos encontrarlo en la “La Condesa”: En 1873 el señor Escandón compró la hacienda de Santa Catarina del Arenal, y como último propietario de la finca repartió entre sus herederos la casa y los terrenos correspondientes; la casa pasó a Dolores Escandón y Arango de Rubín (que donó en 1911 como regalo de boda a su hija Dolores Rubín Escandón y su yerno Jorge Gómez de Parada).
Como referencia, podemos también señalar que nuestro Vicente Escandón fue hermano de Antonio Escandón Garmendia (1824-1877) ligado a la construcción del ferrocarril de Veracruz y que en 1864 formó parte de la “Comisión de Miramar” que ofreció a Maximiliano de Habsburgo el trono de México. Abajo, en una magnífica imagen fechada en 1901, aparece la casa de la familia Escandón frente a la plazuela de Guardiola.



En 1859, Vicente Escandón recibió como parte de su herencia el terreno de cerca de 1000m² que ocupaba la quebrantada residencia de los Marqueses de Santa Fe de Guardiola y en 1869 pidió al arquitecto Ramón Rodrígez Arangoity (1831 –1882) un proyecto para la nueva residencia familiar; el prestigiado arquitecto luego de destacar en la Academia de San Carlos y como estudiante y profesional en Roma y París, había servido a Maximiliano como ingeniero director de la Casa Imperial . Su arquitectura de sello Neoclásico ha sido destruida o alterada, aunque alguna de sus obras sobreviven en la ciudad de México y el resto de la República; es recordado por ser ganador con Vicente Heredia del proyecto (1863) para el monumento a la Independencia de México en la Plaza de Armas (antecedente de nuestra Columna en Reforma), así como por sus intervenciones en el Palacio Imperial (hoy Nacional) como “director de las obras de Palacio”. En Paseo de la Reforma, pervive el diseño de su monumento dedicado a Cristobal Colón, encargado en 1871 por don Antonio Escandón, aunque ejecutado por Carlos Cordier.

La casa ocuparía un amplio predio con frente de 38 metros hacia el sur lindando con la plazuela adyacente a la 1° Calle de san Francisco (hoy Madero), treinta metros frente a la Calle de santa Isabel (hoy Eje Central) hacia el poniente y el Callejón de la Condesa hacia el oriente; hacia el norte, el predio lindaba en dos propiedades con frente a lo que sería la ampliación de la Avenida Cinco de Mayo que se abrió en 1900, luego de la demolición del Teatro de Santa Anna. Abajo, un fragmento del plano de la SANBORN MAP CO. Titulado “Insurance map of the City of Mexico, Federal District” fechado en 1905, en que aparece marcado el predio que ocupaba la casa de la familia Escandón.



Y dice la historia: "... levantado a las expensas de Don Vicente Escandón, en el año de 1871, quien encargo al arquitecto Rodríguez Arangoiti (sic.) los proyectos para el levantamiento de la casa en cuestión, y bien por no haberle satisfecho del todo esos proyectos, o bien por no inspirarle Rodríguez -como constructor- toda la confianza necesaria, o por ambas cosas a la vez, confióle la dirección de la obra al señor Hidalga quien dirigió la construcción, acaso introduciendo acertadas variantes en lo primeramente ideado por Rodríguez. Texto extraído de "La Casa de los Escandón" por Lauro E. Rosell. (1938)



Sabemos que la edificación de la casa se llevó a cabo durante el último año de vida del arquitecto Lorenzo de la Hidalga (1810-1872), recordado por diseñar y reconstruir la Cúpula de Santa Teresa la Antigua, así como el Gran Teatro Nacional (Teatro Santa Anna) y ser director de las obras del Palacio Imperial en tiempo de Maximiliano I. Arriba, la fachada del Teatro en una pintura de Pedro Gualdi fechado en 1852, que sería destruido para ampliar el trazo de la avenida Cinco de Mayo y que permite entender la aseveración de Rosell relativa a la introducción de “acertadas variantes”.

Se puede revisar una nota acerca de la villa campestre que erigiera don Lorenzo De la Hidalga, e inaugurara hacia 1860 en lo que hoy conocemos como Avenida Puente de Alvarado en: https://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2016/05/villa-del-arquitecto-de-la-hidalga-en.html



Arriba, un plano publicado por el arquitecto Israel Katzman en “Arquitectura del Siglo XIX en México” (UNAM-1973) que al pié dice: “Proyecto de casa en la plazuela de Guardiola, Arquitecto Lorenzo Hidalga. México D.F., hacia 1867”; es interesante notar que en algún momento, el proyecto contempló una edificación de tres niveles. Abajo -como elemento comparativo-, una imagen de la casa que para sí edificó hacia 1858 el arquitecto De la Hidalga en la 1° Calle del Indio Triste (para más datos, ver: https://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2016/06/la-casa-de-los-marqueses-de-salvatierra.html); no asombra el notar similitudes entre los elementos de diseño, aunque llama la atención que la herrería que finalmente se colocó al inmueble, resultó de diseño muy parecido…



El edificio de planta rectangular, dos niveles y patio central saturaba totalmente el terreno, se edificó durante 1870 y 71 creando un soportal de acceso con tres arcos hacia el sur, manteniendo y aprovechando la plaza jardinada hacia la calle de San Francisco; en la Planta Noble ese vestíbulo se coronaba con una galería/mirador de ocho columnas flanqueado simétricamente por remates con “paladianas” hacia el sur y tribunas acristaladas hacia oriente y poniente.



Dice José Manuel Villalpando que: “En 1871 don Vicente Escandón, nuevo dueño de la casa del marqués de Guardiola, mandó convertirla en un palacio moderno: pórtico de tres arcos, terraza; balaustradas en el remate junto con esculturas de perros y leones; vistosas celosías de sus balcones procedentes de Sevilla y Córdoba, y un hermoso jardín tipo inglés al frente complementaban su nueva imagen.” Al interior, el patio con tres arcos por lado (en coincidencia con el soportal de acceso) sostenía amplios pasillos de la “planta noble” que con dobles fustes, esta en deuda formal con el Palacio de Minería. Abajo, una imagen del patio de la casa Escandón/Arango.



A la derecha del patio (curiosamente no rematando el eje principal), se daba acceso a una vasta escalera –muy a la manera colonial—y que también está en deuda con Manuel Tolsá por el uso de una lucera sobre el entre eje de remate; la peculiar posición de la escalera, permitía acceso a la casa desde el Callejón de la Condesa y entrada a las secciones de servicio alineadas a lo largo de la colindancia norte. Abajo, la escalera de la casa en una imagen de 1907.



Para tener una idea de los espacios interiores, aparece abajo una fotografía del “Salón de recibir” fechada en 1914. El extenso espacio que abría hacia el balcón sur y debía su amplitud al ingenioso uso de dobles columnas para ampliar el claro librado, sirvió también por años como salón principal del club de banqueros.



Es interesante hacer énfasis en que la casa se edificó en 1871, incluso antes de iniciado el porfiriato (1876-1911) y cuando muchos de los cambios que damos por un hecho en la ciudad, aún no sucedían. El mejor ejemplo que puedo dar, es la transformación sufrida a lo largo de la calle que al oniente de la casa recíbía el nombre de Santa Isabel y luego de Plateros pasaba a estar dedicada a San Juan. Abajo, en una poco común fotografía captada sobre la Calle de Santa Isabel (luego San Juan de Letrán y hoy Eje Central) mirando hacia el norte, pueden verse a la izquierda el Templo de Santa Isabel (ya convertido en “Fabrica de sedas y tintorería luego de la Reforma) –en el sitio que luego ocuparía el Palacio de Bellas Artes-- y a la derecha un fragmento de la fachada poniente de la Casa Escandón-Arango en el año de 1892. Más abajo, una toma del mismo sitio veinte años después -aunque con un ángulo más amplio-, donde ya se edifica el Teatro Nacional (Palacio de Bellas Artes) en el sitio que ocupaba el templo de santa Isabel, además, a la derecha puede verse con mayor amplitud la casa Escandón y detrás de ella el edificio de la “Mutual Life Insurance” que se edificó sobre Cinco de Mayo y ahora es la sede histórica del Banco de México…





Luego de la inesperada muerte del señor Escandón el 20 de marzo 1876, los herederos hubieron de esperar algún tiempo para recibir su legado, ya que a los 62 años, don Vicente murió intestado. De los seis hijos (María Guadalupe n.1856, Alejandro n.1858, Manuel n. 1860, María Dolores n. 1862, María de la Luz n. 1866 y José Vicente n.1871) apenas tres habían sobrevivido y sabemos que la casa pasó a la propiedad de Manuel Escandón Arango 1860-1931, casado el 7 de octubre 1886 con Guadalupe Escandón Barrón, cosa que enlazaba dos de las más importantes líneas del tronco Escandón.

Hay una enorme confusión respecto a los miembros de la familia Escandón, ya que hubo trece descendientes con el apellido Escandón Garmendia y de ellos cinco hombres y tres mujeres continuaron la descendencia; en orden de edad aparecen entonces los Amor/Escandón, Arango/Escandón, Escandón/Ysunza, Escandón/Fagoaga, Escandón/Lamage, Escandón/Arango, Landa/Escandón y Escandón/Barrón. Ligadas con la casa de Plaza Guardiola, encontraremos únicamente a las ramas Escandón/Arango y Escandón/Barrón, familias que también resultan atadas al fraccionamiento de las Colonias Condesa y Escandón, con casas de campo en lo que hoy conocemos como el Parque Lira y la Embajada Rusa, así como varios otros hitos urbanos de la Ciudad de México.



Para principio de siglo XX, la casa era parte de la zona urbana de mayor ajetreo en la ciudad y la planta baja estaba ocupada por varias dependencias ligadas con las actividades económicas de la familia, con locales que vendían boletos para ferrocarril y trasatlántico, divisiones en las nuevas colonias y lotes en el panteón de la Piedad; sabemos que hasta 1910, la planta alta de la casa siguió siendo residencia de doña Guadalupe Escandón y Barrón de Escandón. Abajo, en una fotografía de la Avenida Juárez durante los festejos del CENTENARIO –el 16 Septiembre de 1910--, aparece vista desde la Alameda la recientemente ampliada avenida San Juan de Letrán; a la izquierda puede verse la estructura del Teatro Nacional en construcción y al centro el edificio de “La Mutua” recientemente inaugurado; marcada en un óvalo rojo, la casa Escandón…



Por muchos años la casa sería parte de la esquina más fotografiada de la ciudad, especialmente por estar ligada a la casa de los Azulejos, que fungía como sede del Jockey Club, y acceso a la Plaza Mayor por Avenida Plateros, inicio del “Paseo dominical”; en 1906, el jardín frente a la casa recibió un “Monumento meteorológico”, obsequio de don Manuel Escandón a la ciudad. Abajo, en una fotografía fechada en 1907 aparece la Plaza Guardiola y a la izquierda, puede verse el mojón…



Nos dice Casasola que “..en el embellecimiento que hizo el ayuntamiento a la ciudad de México en el año de 1906, se instaló una estación meteorológica en la plaza de Guardiola, la que vino a llenar una necesidad pública, aparte de ser una obra de ornato”. El pabellón fabricado por las fonderies du Val d'Osne, de Haute-Marne –Francia—(misma compañía que ejecutó las “fontaines Wallace” que dotan de agua potable al viandante parisino y que fueron instaladas a partir de 1875), albergaba un barómetro que podía verse desde las caras norte y sur, así como dos termómetros montados en las caras oriente y poniente. Abajo, la fotografía de Casasola que al pié dice: monumento meteorológico instalado en la plaza de Guardiola.



Esa esquina sería también testigo de innumerables cambios en el desarrollo del transporte en la ciudad y por eso pongo un fragmento de mi fotografía favorita, tomada por Brehme en 1910, donde aparece un hombre cruzando San Juan de Letrán frente a Plateros; como fondo la casa Escandón, el Jockey Club y en la Plazuela de Guardiola el Monumento meteorológico y las nuevas luminarias..



Abajo, en una toma oblicua de la Compañía Mexicana de Aerofoto fechada en 1932, aparece en primer plano el Palacio de Bellas Artes durante las obras de terminación -a cargo del arquitecto Mariscal- y marcada en un óvalo rojo, la casa que entonces ya albergaba las primeras reuniones de lo que luego sería el “Club de Banqueros de México”. A la extrema derecha, puede verse el casi concluido edificio de la Nacional de Seguros, que en 1927 proyectara el arquitecto Manuel Ortiz Monasterio.



Luego de la Revolución, cuando ya la calle de plateros había sido bautizada como Francisco I. Madero y haber albergado la casa al Club de Banqueros de México, la propiedad pasó a manos de los herederos Escandón-Escandón y fue vendida al Banco de México en 1937; luego destruida en 1938 (así como las dos casas colindantes hacia el norte), a fin de albergar un nuevo edificio que permitiría al Banco (que ocupaba el edificio que había sido de la “Mutual Life Insurance” en la esquina de Cinco de Mayo y San Juan de Letrán y había sido ampliado y remodelado por el arquitecto Carlos Obregón Santacilia en 1925) incrementar el área de sus oficinas y tener una nueva bóveda con mayor capacidad. Abajo, una fotografía de “Excelsior” fechada en agosto de 1938, en que puede verse el proceso de demolición.



Luego de desaparecer las edificaciones de esa manzana, se ventiló por algunas semanas en los periódicos la opinión de dejar el lote libre, con una plaza Guardiola más amplia que permitiera ver la Casa de los Azulejos; el director del Banco de México –Luís Montes de Oca- alegó que “Más de la mitad de la fachada de la casa, la que mira al poniente, es un remedo porfiriano de la construcción colonial…” y así se siguió con el proyecto. Abajo, en una fotografía de 1939, cuando se iniciaban las obras de cimentación para el “Anexo Guardiola” del Banco de México; aparece la Casa de los Azulejos (1737) a la derecha y la ampliación porfiriana (1909) a la izquierda.





Arriba, en una toma oblicua de la compañía Mexicana de Aerofoto fechada en 1939, aparece al centro el Palacio de Bellas Artes (inaugurado en 1934 luego de permanecer inconcluso desde 1912) y abajo la excavación para el nuevo edificio de oficinas para el Banco de México, que se conocería como el “Anexo Guardiola”, proyecto de Carlos Obregón Santacilia de 1937, con ingeniería de Federico Ramos. Abajo, en una imagen de 1941 firmada por Brehme, la confluencia de las avenidas Juárez, Madero y San Juan de Letrán con los tres nuevos edificios de estilo “Decó” que ahora la caracterizaban: Anexo Guardiola (Obregón 1937-39), Latinoamericana (1936) y La Nacional (Ortiz Monasterio 1928-37).





En el terreno que ocupó la Casa Escandón, frente a la Plazuela Guardiola, ahora se levanta el Edificio Guardiola, que fungió como bóveda para el Banco de México, oficinas en renta y albergó por varios años el Club de Banqueros de México en la parte alta. El edificio respetó la plaza Guardiola, pero desafortunadamente sufrió un asentamiento diferencial, por lo que al paso de los años ha emergido (con relación al hundimiento general de la ciudad) y ahora la plaza se encuentra en un desnivel que la hace poco atractiva.



En el edificio Torre Latinoamericana se ha montado un pequeño museo en el que se conserva una de las figuras de bronce que desde 1872 y hasta 1937 ornaron la Casa de la familia Escandón Arango…



Este Blog se ha hecho gracias al apoyo incondicional de Julieta Fierro; está dedicado a las “Grandes casas de México” y pretende rescatar fotografías e historia de algunas de las residencias que al paso del tiempo casi se han olvidado y de las que existe poca información publicada. El objeto es la divulgación, por lo que se han omitido citas y notas; si alguien desea mayor información, haga favor de contactarme e indicar el dato que requiere. Si utilizan las imágenes, favor de indicar la fuente –aunque advierto que pueden tener registro de autor–. Conforme haya más entradas (ya hay más de 50), aparecerán en el índice a la derecha de ésta página…

También se puede encontrar un índice general en: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2016/02/indice-de-grandes-casas-de-mexico.html









24 comentarios:

  1. muy buen blog! en agosto anduve por el df y en el museo de la latino pude ver la estatua del perro y la historia de la casa y quede fascinado...siquiera haces este blog porque no hay fotos ni info. por ningun lado. sigue asi. saludos desde merida

    ResponderEliminar
  2. Exelente trabajo nada como rescatar la historia de nuestro mexico

    ResponderEliminar
  3. Impresionante! Muchísimas gracias por esta información, de verdad me resulta muy interesante todo el contenido de su blog, la información, las fotografías, las descripciones...Soy y radico en Guanajuato, pero de verdad estoy enamorado del DF!
    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Muchas Felicidades por el trabajo de investigación, las fotografías son útiles. Es muy importante conocer parte de este legado histórico y arquitectónico. Por casualidad, ¿sabes quién es el arquitecto del edificio porfiriano ubicado en la esquina de madero y palma del centro histórico? Hoy es un edificio sin uso comercial. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandro,
      El edificio de “La Mexicana” en la acera norte y frente a La Profesa, es un proyecto de 1906 firmado por el arquitecto Genaro Alcorta (Katzman p.70)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola muy interesante la información y la selección de imágenes,en particular me llamó la atención el el plano catastral, no lo conocía, dónde se puede consultar o dónde está publicado. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están en la Biblioteca del Congreso Washington D.C.
      Aparecen en el “Atlas Histórico de la Ciudad de México” (Tomo II) de Sonia Lombardo de Ruíz.
      Saludos

      Eliminar
  6. Hola Rafael. Excelente blog, felicidades.
    Una pregunta, alguna vez leí que esta casa había sido reconstruida en parte en Las Lomas. ¿Es eso cierto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JLB,
      Existen muchas casas de las que se cuenta esa historia…
      Lamentablemente la casa Escandón se destruyó por completo, aunque se dice que las columnas del acceso aún existen en una casa de campo que fuera de la familia.
      Una que probablemente sea cierta, es la historia de la casa que estaba en el predio que ahora ocupa la Embajada de los Estados Unidos de América, sobre Paseo de la Reforma, entre Danubio y Sena; se dice es la que ahora se encuentra en Lomas Virreyes, sobre la Avenida Toluca, entre Corregidores, Vicente de Güemes y Juan de Acuña.
      Hay sólo una de la que me consta el dato y no se encontraba en Reforma, sino en la Colonia Roma, sobre la calle de Orizaba; se desmontó y reedificó en la parte alta de Lomas de Chapultepec y ahora forma parte central de un fraccionamiento que se llama Real de las Lomas, en el Paseo del Castillo
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Estimado Rafael, felicidades por las investigaciones, son muy interesantes. Tienes algun correo al cual te pueda escribir directamente? Tengo algunas dudas.

    Saludos
    L Escandon

    ResponderEliminar
  8. Hola, te felicito por tu trabajo de investigación. Tengo una duda ¿Hay algún indicio de que la casa de los azulejos haya sido comprada por Maximino Ávila Camacho durante el periodo en que Manuel Ávila Camacho fue presidente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Edgar!
      No tengo información alguna al respecto; Carla Zarebska hizo una amplia investigación acerca de la historia de la casa y nada menciona de los Ávila Camacho. De hecho, hasta donde entiendo, la Casa de los Azulejos estuvo en posesión de la familia Yturbe de 1871 hasta 1978.
      Entre 1942 y 44 Maximino Ávila Camacho construyó una espectacular casa en Polanco que nunca ocupó cabalmente…
      http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2014/02/la-casa-avila-camacho-jauregui-en.html
      ¡Saludos!
      R.F.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Excelente trabajo de esta parte de la Historia de nuestra Ciudad de México; que es parte asimismo, de la Historia del país todo. Cualquier rescate de cualquiera de las regiones del país, es un homenaje a esta porción del planeta donde nos ha tocado vivir, por nacimiento o por adopción, que eso es circunstancial. Felicidades al autor Rafael Fierro Gossman de este artículo tan interesante y bellamente ilustrado con precisión con las imágenes que se van creando y conservando a lo largo del tiempo. Esta es la clase de acciones que hablan claramente del amor a la tierra de nacimiento.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Un abrazo grande por esta labor, querido Rafael. Siempre que consulto el blog me congratulo por el valiosísimo rescate que haces de nuestros valores culturales.

    ResponderEliminar
  14. Como siempre, muy agradable e interesante la casa que describe. Sólo hay un detalle. Yo hice el libro de la historia del Club de Banqueros para el propio Club. El texto dice: "Abajo, en una toma oblicua de la Compañía Mexicana de Aerofoto fechada en 1932, aparece en primer plano el Palacio de Bellas Artes durante las obras de terminación -a cargo del arquitecto Mariscal- y marcada en un óvalo rojo, la casa que entonces ya albergaba el “Club de Banqueros de México”. " El Club de Banqueros fue fundado por don Raúl Bailleres en 1941 y abrió sus puertas en 1943 ya en el edificio Guardiola actual. Nunca estuvo en la casa de los perros y en 1932 no existía. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Encantada. Su trabajo es una fuente muy confiable. Lo he usado mucho y espero que cuando pongo la liga a alguna de sus casas en mi página de Historia de México y el mundo que lo rodea, en Facebook, mucha gente le haga click y disfrute de sus cosas. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Felicidades, excelente trabajo, lo he disfrutado, saber la historia de tan emblemática esquina de nuestro México. Saludos

    ResponderEliminar