domingo, 9 de febrero de 2014

La casa Ávila Camacho / Jáuregui / López Sánchez, en Polanco




Sobre la avenida Rocafuerte (ahora Homero) con el N° 1109, entre las calles dedicadas a Edgar Allan Poe y Pedro Calderón de la Barca, se edificó entre 1942 y 44 una majestuosa residencia que pasó al imaginario popular como “La mansión maldita” a causa de la película “El ángel exterminador” dirigida por Luís Buñuel. El propietario original de la casa, Maximino Ávila Camacho, fue un militar y político mexicano, hermano mayor del presidente Manuel Ávila Camacho; además de haber sido gobernador de Puebla, ocupó el cargo de Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas en el gobierno de su hermano. Arriba, una fotografía de la casa tomada en 1962, desde la esquina que forman Homero y Calderón de la Barca.



Nos dice Wiki-Pedia que Maximino era el mayor de los hermanos Ávila Camacho, de los que también destacarían Manuel y Rafael. Los tres fueron militares revolucionarios, sin embargo la naturaleza de los tres era totalmente distinta; Maximino y Manuel combatieron la Guerra Cristera, mientras Manuel negociaba y trataba de atraer a los rebeldes, Maximino quemaba pueblos y fusilaba a los prisioneros; era famoso por su “mano dura”, el gusto por el juego y las mujeres. En 1937 Maximino se convirtió en Gobernador de Puebla y, con la anuencia del presidente Lázaro Cárdenas, ejerció un poder casi ilimitado en el estado, mandó dictatorialmente y concentró el poder en sí mismo; furiosamente anti-izquierdista, mantuvo a Puebla fuera de las transformaciones sociales que en el resto del país impulsó el cardenismo. Fundó en su estado un grupo político que copó el poder hasta 1975, y bajo su mando se formaron varios político de renombre, donde el más destacado sería Gustavo Díaz Ordaz.



En 1940 su hermano Manuel, hasta entonces Secretario de Guerra, fue postulado candidato del PRM a la Presidencia, para suceder a Lázaro Cárdenas; Maximino enfureció ante el hecho --consideraba que su hermano era muy débil-- temiendo que de facto Cárdenas retuviera el poder. Además, por una especie de "primogenitura" sobre su hermano, consideraba que la presidencia le correspondía a él…

Cuando Manuel Ávila Camacho fue electo, Maximino esperaba un puesto de primer orden en el gabinete y con toda seguridad la Presidencia en el siguiente periodo; sin embargo, don Manuel no lo nombró como secretario pretextando que aún le restaban dos meses como Gobernador de Puebla. No sería sino hasta 1941 que Maximino sería nombrado Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas. Arriba, una fotografía de 1944 en que aparecen los hermanos Maximino y Manuel Ávila Camacho.

Desde que tomó posesión del cargo, Maximino Ávila Camacho comenzó a maniobrar a fin de ser el sucesor de su hermano; desde entonces comenzó el proyecto de edificar una residencia digna de un Presidente y encargó el proyecto al prestigiado arquitecto Manuel Giraud Esteva. Recuerden ustedes que Lázaro Cárdenas había abandonado el Catillo de Chapultepec como residencia presidencial y ahora la jefatura del país ocupaba una recatada casa que había pertenecido al rancho La Hormiga y que se bautizó como “Los pinos”.



En 1941, don Maximino Ávila Camacho obtuvo de la Fraccionadora de terrenos “Los Cedros” un terreno que a su tiempo la fraccionadora había adquirido de don Eduardo Cuevas Lascurain y urbanizado como parte del fraccionamiento Chapultepec-Morales en su sección Palmas-Polanco. La adquisición se hizo sobre una serie de 14 lotes que conformaban la cabecera de la manzana N° 28 con un total de 5,400 m², limitado al sur por la Avenida Vicente Rocafuerte, al oriente con la calle Pedro Calderón de la Barca, al poniente con la calle Edgar Allan Poe y lindando al norte en 60m. con otros dos predios. Arriba, en una toma de la Compañía Mexicana de Aerofoto fechada en 1943, aparece el fraccionamiento Palmas-Polanco y marcada en un círculo, la casa Ávila Camacho en construcción.



El proyecto de Giraud contemplaba una amplia construcción al centro del predio con poco más de 1,900 m² construidos y cuya fachada principal (sur) se articulaba en torno a un gran pórtico que marcaba el acceso principal. La edificación comenzó en 1942 con la oficiosidad del ingeniero Fernando Parra Hernández quien ajustó el proyecto en detalles ornamentales y diseño de los interiores, y para 1944 la casa estaba terminada. El programa incluía, además del “Hall” con escalera ceremonial, un anchuroso comedor de protocolo, espacio para una amplia biblioteca, salón de música e incluso un sótano con barbería, boliche y sala de cine. Arriba, una vista de la reja de acceso desde la avenida Rocafuerte N° 1109; abajo una imagen aérea de la casa en 1944, cuando la construcción se había terminado.



La casa tenía un jardín hacia el sur, ocupado por una rotonda de acceso, al centro de la que se ubicaba una fuente (a la derecha de la foto); hacia el norte, la casa contaba con un amplo jardín íntimo (a la izquierda de la imagen) donde además se ubicaban el ala de servicio y las cocheras. A la propiedad se accedía por tres grandes puertas sobre cada una de las calles.





La casa se inauguró a final de 1944 con una fastuosa celebración digna de un candidato a la Presidencia de México, aunque para entonces el general Maximino Ávila Camacho sabía que resultaba imposible llegar a ser postulante y ante esto decidió cerrarle el paso al Secretario de Gobernación, Miguel Alemán Valdés; en una comida lo llamó "facineroso" y anunció que lo mataría. Sin embargo, antes de que pudiera hacer algo contra la postulación de Miguel Alemán, don Maximino falleció repentinamente el 17 de febrero de 1945.



Su muerte siempre ha quedado entre sospechas y no se realizó investigación profunda, pero en el México de los años 40´s se decía que fue envenenado por alguna maliciosa sustancia utilizada y proporcionada por un brujo de Catemaco. Maximino Ávila Camacho tenía muchos enemigos, desde la época de la Revolución y los abusos que realizó en las campañas militares y en el movimiento cristero de finales de los años 20's y principios de los años 30's; el imaginario popular siempre ha insistido en que alguno de ellos ajustó cuentas….



Luego de la súbita muerte de don Maximino en 1945, la casa pasó a la propiedad de don Antonio Jáuregui, notario público N° 9 del Distrito Federal, que con su esposa la señora Enriqueta Herrera, había vivido hasta entonces en la calle de Varsovia N° 6, esquina con Paseo de la Reforma (el predio lo ocupa hoy el edificio “Jaisour” que diseñara al arquitecto Augusto Álvarez y que es hoy sede de la Policía Federal). En 1955, la casa pasó a la propiedad de su hijo Antonio Jáuregui H. quien la habitó un corto lapso.

Al poco tiempo, la casa fue vendida (cuenta la historia que con enormes presiones) al general Raúl López Sánchez (1904-1957), Gobernador de Coahuila y Secretario de Marina, período en el que al inmueble se hicieron algunas modificaciones, como la sustitución del parqué del vestíbulo principal por el mármol que venos a la fecha. A la muerte de general López Sánchez la propiedad quedó en manos su esposa, doña María Mercado; es por ella que el conjunto perdió más de 2,000 m² de terreno, con seis predios ocupando la sección sur del jardín y dos más la colindancia norte.



Abajo, el detalle de una fotografía aérea (oblicua) de la Compañía Mexicana de Aerofoto tomada en 1945, en que aparece marcada la casa; como referencia, la calle arbolada que se ve atrás, es la avenida Ejercito Nacional Mexicano y el edificio blanco que se ve en la parte superior izquierda, es la planta General Motors antes de ser ampliada, en el terreno que hoy ocupa el centro comercial Antara (http://polancoayeryhoy.blogspot.mx/2012/08/planta-de-general-motors-antara.html).



Luís Buñuel había trabajado en México y alcanzado fama en 1950 con su controversial película “Los Olvidados”; desde final de la década y mientras trabajaba en “Nazarín” (1959) examinaba el proyecto de una película surrealista –fundada en su obsesión por el lienzo “Le radeau de Méduse” de Théodore Géricault-- que debía suceder en una enorme mansión maligna, propiedad del señor Edmundo Nóbile, en la misteriosa calle de Providencia y que finalmente llamaría “El Ángel Exterminador”. Para tal efecto se eligió la residencia López Sánchez/Mercado (antes Jáuregui, antes Ávila Camacho) en la avenida Rocafuerte y que ahora se había rebautizado como avenida Homero. Abajo, en un estupendo encuadre de Gabriel Figueroa -1961- aparece la casa Nóbile en la película “El Ángel exterminador” dirigida por Luís Buñuel.



Con la producción de Gustavo Alatriste y la extraordinaria fotografía de Gabriel Figueroa, Buñuel filmó una película que ha pasado a la historia con la polémica que siempre acompañó al aragonés naturalizado mexicano: Una veintena de personas envueltas en una situación límite –un encierro prolongado e inexplicable—muestran debilidades y manías en un marco surrealista donde aparecen empleados torpes, borregos victimados, repeticiones, un oso y una mano desposeída dentro del esplendor de la casa de Edmundo y Lucía Nóbile.



La casa juega un papel importante en la trama, y es el marco que da sustento a los extraños sucesos; aunque buena parte de las tomas interiores se hicieron en los estudios Churubusco, los exteriores y vestíbulo principal corresponden en su totalidad a la casa Jáuregui / Ávila Camacho y gracias a los encuadres de Figueroa, dan testimonio de la sorprendente fastuosidad de la construcción. Abajo, en una “instantánea” de la película, puede verse la llegada de los invitados a la casa; el encuadre con personas y auto permite dar escala al pórtico de entrada…



Abajo, en otro encuadre de Gabriel Figueroa -1961-, aparece el vestíbulo principal de la casa, cuando los protagonistas acceden al inmueble para disfrutar de la velada...

Más abajo, el señor Edmundo Nóbile (Enrique Rambal) en la película “El Ángel exterminador”. Se dice que el enorme candil de la casa Ávila Camacho / López Sánchez / Jáuregui puede verse colgado sobre el acceso al “Gran Hotel Ciudad de México”, antes Centro Mercantil; aunque de diámetro similar, NO es el mismo...







Arriba, en otra “instantánea” de la película “El Ángel exterminador”, uno de los momentos extraños de la filmación; en la toma, pueden verse el vestíbulo y escalera de la casa Ávila Camacho. La residencia sigue en pie, como oficinas de una compañía de seguros (MetLife) y los interiores aún se mantienen en su condición original. Abajo, una fotografía de la escalera en su estado actual, que apenas ha perdido los candelabros de las barandas.



La casa cuya edificación se terminó en 1944 ha cambiado de ocupantes, y además de las familias López-Mercado y Jáuregui -- y los ficticios Nóbile--, ha albergado una compañía de producción cinematográfica y las oficinas de Yves Rocher en México; desde hace algún tiempo es un centro de capacitación de la compañía de seguros MetLife, transformado ahora en “Universidad Corporativa MetLife” y se mantiene en muy buenas condiciones, aunque lamentablemente haya perdido su jardín frontal. Abajo, el vestíbulo principal y sus columnas de mármol “Fantastico Arni Viola” y bronce en su estado actual --imágen cortesía de Carrión.--





Aunque el vestíbulo de la edificación se conserva casi intacto, se le han hecho diversas modificaciones para albergar los nuevos servicios, alterando distribución, muros y vanos de la casa; en algunos casos las intervenciones que pretenden pasar inadvertidas, desafían la lógica y sorprenden a quien las mira: vistos desde la terraza principal, curiosas alteraciones a las ventanas de la planta alta, con el fin de albergar nuevos baños y servicio a las oficinas.



Abajo una imagen de Google-maps de 2010, en el que puede verse la situación de la casa, ya sin el jardín hacia Avenida Homero y la ampliación de lo que fuera el edificio de cocheras en la colindancia norte.



La colonia Polanco ha cambiado mucho en los últimos cincuenta años, pero algunas secciones siguen siendo reconocibles: abajo --en otra “instantánea” de El ángel exterminador que mira hacia el poniente-- la avenida Homero en 1961, donde se puede ver en primer plano (además del Cadillac –Coupe de Ville 1961) la entrada de la casa Jáuregui; a la izquierda pueden distinguirse los edificios de Moliere N° 328 y 330 que daban frente y acceso al Cine Polanco, y sobre Horacio las casas de Agustín Lara (hoy transformada en Starbucks) y la casa de la familia Llamas.


(Más información en: https://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2016/12/casa-de-manuel-avila-camacho-y-soledad.html )

Es importante no confundir la casa de don Maximino en Polanco, con la de su hermano el Presidente Manuel Ávila Camacho, edificada en el mismo período y por los mismos diseñadores, en un terreno en las calles de Bosque de Antequera y Bosque de Novara, en Huixquilucan; esa casa fue donada al Gobierno Federal y se utiliza como residencia para visitantes distinguidos...





Arriba, una fotografía de la “residencia para visitantes distinguidos” de Huixquilucan nos puede dar idea de la apariencia de los interiores que habría tenido la casa de Maximino Ávila Camacho en Polanco; también permite ilustrar el diseño original de los interiores de la Residencia Presidencial “Los Pinos” que para 1946 diseñaría la mancuerna Giraud /De la Parra con la idea de ser inaugurada durante el período del presidente Miguel Alemán, aunque no sería entregada sino hasta 1956.



En 1983, la casa Ávila Camacho / Jáuregui también fue utilizada como escenario en la película “The Falcon and the Snowman” (que en México se llamó “Juego del Halcón”) apareciendo como sede de la embajada de la URSS en la cinta dirigida por John Schlesinger. Arriba, una toma de la película en que aparece la casa a la que se infiltran los actores Sean Penn (en su papel como Dalton Lee) y Timothy Hutton (actuando como Christopher Boyce).

El 22 de Octubre de 2012, el periódico REFORMA publicó a plana completa una nota de Oscar Cid titulada “Sobrevive la Mansión Maldita -Cumple 50 años El ángel exterminador-” en que hacía referencia a la casa y su historia, aprovechando imágenes del Blog “Polanco ayer y hoy”… (Ver: http://polancoayeryhoy.blogspot.mx/2011/03/la-residencia-avila-camacho.html)



Para muchos resulta sorprendente que la casa aún subsista, aunque es una lástima el que haya perdido su jardín sur…




Este Blog se ha hecho gracias al apoyo incondicional de Julieta Fierro; está dedicado a las “Grandes casas de México” y pretende rescatar fotografías e historia de algunas de las residencias que al paso del tiempo casi se han olvidado y de las que existe poca información publicada. El objeto es la divulgación, por lo que se han omitido citas y notas; si alguien desea mayor información, haga favor de contactarme e indicar el dato que requiere. Si utilizan las imágenes, favor de indicar la fuente –aunque advierto que pueden tener registro de autor–. Conforme haya más entradas (ya hay más de 50), aparecerán en el índice a la derecha de ésta página…

También se puede encontrar un índice general en: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2016/02/indice-de-grandes-casas-de-mexico.html






Agregado en Mayo de 2016: El “Corporativo MetLife” puso en venta la propiedad y a principio de 2016 fue adquirida por inversionistas, con la idea de “densificar” el predio; esperemos que el nuevo diseño respete el edificio de 1943…




De aún conservarse íntegra la casa de Maximino Ávila Camacho, Google-maps la vería más o menos así…











En lo que fuera el acceso ceremonial a la casa (que aparece arriba en una instantánea de “El Ángel Exterminador”), se levantó una construcción que ocupa el frente de aquella reja de acceso…





Frente a la estación “Amores” del MetroBus, sobre avenida Xola (N°529), se conserva aquella reja de entrada de la casa, en lo que me dicen el arquitecto “Orlando H” y “Estricto”, eran los talleres de la Herrería Gabelich…



18 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Si El notario 9 del Df, Antonio Jáuregui murió el 12 de Enero de 1967 y Raúl López Sánchez falleció el 30 de Noviembre de 1952, no cuadra que Antonio haya pasado la casa a su hijo en 1961 con su muerte, ni que Raúl haya comprado con presiones la casa al hijo del notario, mucho menos que haya pasado a su esposa la casa tras su muerte. ¿Habrá forma de replantear fechas y razones por las que la casa fue cambiando de dueño? El dato de la Sra. María Mercado me pareció genial; quería saber cuándo se fraccionó el terreno, muchas gracias. Excelente blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Priska4!
      Padre e hijo -Antonio Jáuregui- fueron notarios...
      López Sánchez murió en Enero de 57.
      1961 es cuando se filma "El Ángel Exterminador" cuando era ya propiedad de la viuda de López Sánchez.
      Saludos
      R

      Eliminar
  3. Hola que tal.
    Me gustaría aportar un dato del cual no tengo la seguridad de que sea correcto pero, al ver las imágenes de este post, me recordó que, el portón que tenia la casa Jauregui hacia la calle de Homero, lo había visto en alguna parte; y podría asegurar que si no es ese, en avenida Xola 529 en la colonia del valle, existe uno idéntico, posiblemente llevado allá al momento de ser removido.
    Probablemnete usted ya tiene esta información pero bueno, no está de más.
    Adjunto el link con la vista de dicho lugar:

    http://goo.gl/maps/N9TdN

    Saludos y EXCELENTE blog.
    Arq. Orlando H.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Arq. Orlando H.!
      Magnífica aportación…
      Me habían dicho, que al retirar la reja de Homero, “se montó en la casa del señor que hizo la demolición, con todo y los remates de las columnas”, pero nunca supe si eso era realidad; veo ahora que el dato de mi fuente era realidad…
      Ahora iré a Xola para ver si logro averiguar algo más de la historia y corroborar que la puerta tenga aún la placa del fabricante…
      ¡Gracias de nuevo!
      Rafael Fierro G.

      Eliminar
    2. En las instalaciones de la Herrería Gabelich que tuve el gusto de conocer ¡Qué taller!

      Eliminar
    3. si si es.... ya me di una vuelta por xola 529 y ahi esta el famoso porton es una casa entre una farmacia y una boutique, buen ojo del arq. orlando aunque los remates ya deteriorados.luce explendida fuerte de magnifica factura.

      Eliminar
  4. el Gral. Ávila Camacho, vende al Lic. Raúl López Sánchez dicha casa, quien fallese el 11 de Enero de 1957 a la 4.00am. Su viuda la señora María Mercado de López Sánchez vende la casa y se muda a Torreón, Coahuila,

    ResponderEliminar
  5. El director de cine Luis Buñuel, le solicita en préstamo a efecto de filmar la película el Ángel Exterminador a la viuda de López Sánchez.

    El Lic. Raúl López Sánchez fallese en esa casa, a consecuencia de un mal cardiaco que padecía tiempo atrás.

    Los pisos de mármol, son de origen del estado de Durango y Coahuila. parte de la Herrería de la casa, la hicieron maestros herreros de parras Coahuila.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hola buenas tardes
    Tengo una duda Ojalá y me pudieran auxiliar
    Tengo un portón de la famosa herreria GABELICH
    creen que alguien estuviera interesado o ¿si lo pudiera vender? Y de ser asi cuanto podria valer.
    De antemano muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será cosa de ver el portón y sus características...

      Eliminar
  8. Arquitecto le mande solicitud de facebook soy Reyna laguna ojalá y pudiera aceptarme

    ResponderEliminar
  9. Buenas noches arquitecto estoy realizando un reporte de la casa Maximino Ávila, pero no encuentro un artículo que haga referencia de la venta de la casa hecha por Metlife; ¿por casualidad se acordara del artículo de donde tomo la información?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Erick!
      No fue un artículo, sino información directa...
      Saludos.
      RF

      Eliminar
  10. EXCELENTE POST tengo el gusto de haber visitado la residencia aun en gestión de la universidad Metlife en verdad es una construcción sorprendente y en verdad seria una lastima que se perdiera ya que ha perdurado a pesar de tantas situaciones.

    ResponderEliminar