domingo, 2 de febrero de 2014

La casa en Tacubaya de la familia Mier y Celis / Pesado


Una extraordinaria casa de descanso, por su gran extensión y peculiaridad constructiva, fue la de la familia Mier y Celis / Pesado y de la Llave, delimitada por la arista donde hoy bifurcan Avenida Revolución y Avenida Jalisco. Por décadas el portal de entrada a la propiedad marcó el acceso a la Villa de Tacubaya, para quien venía en tranvía desde el Zócalo o Chapultepec por la “Avenida de las albercas” (hoy Gral. P. A. de los Santos); al interior se hallaban extensos jardines con pabellones, capillas, lago y desde luego la casa principal. Arriba, en una recreada imagen oblicua que mira hacia el norte, se revela abajo y centro, el enorme jardín de la propiedad cerca de 1922.



Del popular álbum “México y sus alrededores” editado por J. Decaen 1864 (2° edición), aparece –arriba-- la litografía Casimiro Castro “LA VILLA DE TACUBAYA, Tomada desde Chapultepec”, en que se distingue en primer plano el casco de la Hacienda de la Condesa de Miravalle (en el espacio que hoy ocupa el edificio de la Embajada Rusa) y el camino a Tacubaya, cuyo trazo hoy conocemos como Circuito Interior y que desemboca en la avenida Jalisco. A la derecha pueden verse las casas de descanso de la zona (en lo que hoy es la colonia San miguel Chapultepec) y justo al centro aparece el triángulo de la casa Mier, que apenas cuatro años después pasó a ser propiedad de don Antonio de Mier y Celis y de su señora esposa, doña Isabel Pesado y de la Llave.



Antonio de Mier y Celis fue hijo de Mariana de Celis y de Gregorio de Mier y Terán, hombre de empresas y letras. En 1868 contrae matrimonio con Isabel Pesado, hija del prestigioso poeta y político mexicano José Joaquín Pesado.



Don Antonio recibe como herencia una cuantiosa fortuna que lo llevará a incursionar en muy variadas empresas y hacerla fructificar; de hecho, se considera que durante el Porfiriato, Mier fue el hombre más rico de México. Para 1894 acepta sucesivamente varios cargos diplomáticos en Europa y en ese período, el Papa Pío IX le concede el título de Duque de Mier.

En Octubre de 1881, la Secretaría de Fomento contrató a Mier y Celis, facultándole a que organizara una compañía para la Canalización y Desagüe de la Ciudad y del Valle de México; esa obra es la que aún funciona hasta nuestros días, auxiliada por el Drenaje Profundo…



Desde 1881 Antonio de Mier y Celis se asocia con varios inversionistas franceses para fundar el Banco Nacional Mexicano; para 1884, se zanja una fusión con el Banco Mercantil Mexicano para crear así el Banco Nacional de México (hoy BANAMEX); Mier y Celis fue su primer presidente con Nicolás de Teresa como vicepresidente: Por insistencia de Mier, la nueva institución adquirió de doña Dolores Sanz de Lavié como sede para el nuevo banco, el Palacio de los Condes de San Mateo de Valparaiso (diseño de Francisco Antonio de Guerrero y Torres 1769-1772) en la Calle del Espíritu Santo No. 6 (hoy Venustiano Carranza esquina con Isabel la Católica N.44). Tal era el cariño de don Antonio por el edificio, que estableció que como símbolo de estabilidad, el emblemático billete de $10 pesos del “Banco Nacional de México”, portara la imagen del Palacio. Arriba, el dorso de ese billete.



La “lejana” villa de Tacuballa era un poblado cuya municipalidad no se integró a la Ciudad de México sino hasta el 1° de enero de 1929; en su lindero con la propiedad de la Condesa de Miravalle, se habían edificado innumerables casas de descanso y esparcimiento, incluyendo la del Arzobispo de México y la del Conde de la Cortina (ver: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2013/03/parque-lira-la-casa-cortinabarronlira.html ). Aunque la propiedad Mier había sido más extensa, desde 1860 la casa lindaba hacia el sur con el pueblo de Tacubaya sobre la Calle del 2 de Abril (que ahora conocemos como la calle José Martí), justo en la esquina con los portales comerciales de la calle de Cartagena; arriba, una imagen de 1907 que mira hacia el norte, donde aparece la avenida Juárez (hoy Jalisco) y la esquina con la calle de Cartagena (hoy esa esquina es el encuentro de la estación nodal “Tacubaya” del Metro con los pasos a desnivel de la avenida Jalisco y Parque Lira).

Luego de su enlace en 1868, el matrimonio Mier y Celis / Pesado de la Llave habitó algún tiempo en su finca de descanso en Tacubaya, donde a partir de 1869 se inició un importante período de modificaciones y mejoras a los edificios y jardines. Abajo, un detalle de la litografía de Casimiro Castro “LA VILLA DE TACUBAYA, Tomada desde Chapultepec”, en que se distingue la propiedad Celis en 1864 y al centro la casa de descanso de la familia; al frente, en la arista de la propiedad, se edificaría un nuevo acceso a cargo del arquitecto Agea.



Al llegar a la población de Tacubaya desde Chapultepec, se encontraba una primera plaza en la Calle de las Primaveras (hoy Benjamín Franklin) donde se alzaba la Ermita de Tacubaya, llamada así por la una pequeña capilla a la que se conocía como Ermita del Calvario. Después, en ese mismo sitio existió una pulpería que llevó el mismo nombre; sin embargo, la pequeña plazuela fue destruida para dar paso a la ampliación de la avenida Benjamín Franklin hacia Vicente Eguía. Desde esta plazuela se podían observar las mejoras que desde 1868 se hicieron en la propiedad Mier, destacando el portal que se construyó en 1879 a fin de brindar un acceso ceremonial a la residencia. Abajo, en un detalle del “Plano de la Ciudad de México -1880-” que se conserva en el Museo Nacional de Cartografía, “Ciudad de Tacubaya” en que se puede ver el portalón.



Israel Katzman indica unicamente que el portal se edificó en 1879, pero he hayado datos que señalan que el proyecto fue del arquitecto Ramón Agea y se edificó entre 1878 y 79. Los hermanos Agea (hijos del general Juan Agea) se educaron en el Colegio Militar y estudiaron en Roma, pensionados por la Academia de San Carlos, donde hicieron trabajos arqueolójicos bajo el cuidado de Luigi Canina; como socios realizaron un arco de triunfo provisional en la Plaza Mayor en honor de Santa Anna (1854) así como las escaleras de Palacio Nacional (1867). Ramon Agea es además el autor de la ampliación de las Secretarías de Hacienda y de Guerra en el Palacio Nacional (1891)



Arriba, la ilustración de Katzaman (Arq. S. XIX, F4.228) para el portal de acceso a la casa Mier. El arco triunfal debe mucho de su apariencia al arco de Constantino en Roma y seguramente es franca consecuencia del trabajo de Agea en esa ciudad. Además de los zaguanes, el edificio albergaba una portería, la casa del intendente y un par de salones habilitados para recibir.

Al paso de los años, ese arco triunfal se transformó en el símbolo de acceso a Tacubaya, figurando en prácticamente todas las imágenes que referían el sitio. Abajo una postal de 1904, muestra la Calle de la Ermita (hoy Avenida Revolución –Circuito Interior-) a la izquierda y su esquina con Calle Real y/o avenida Juárez (hoy Avenida Jalisco). Creo interesante hacer notar el bullicio que se percibe en la calle, con el tranvía y coches en la avenida, el grupo de parroquianos frente a “La Importadora” y en particular la mujer que empuja una carriola para cruzar las vías…



Franquear el portalón, sumergía al visitante en una experiencia idílica ya que el pensil que desde 1807 había pertenecido a la familia Mier, era ahora un vergel desarrollado y exuberante. Las descripciones coinciden en hablar de la tranquilidad que se respiraba en el jardín, las diversas estatuas que lo adornaban, así como de las fuentes, canales y lago que deleitaban la vista.



Arriba, en un grabado fechado en 1897 “Los jardines de la casa Mier en Tacubaya”, se adivina lo que probablemente fuera un canal navegable dentro de la propiedad (“México en el tiempo” Excélsior, 1933); abajo, en una ilustración del mismo período, “Columna barométrica del jardín Mier”.



Los extensos jardines tambien albergaban dos oratorios, uno de las cuales estaba consagrado como una pequeña “Capilla del Nacimiento” y había sido edificada en 1879 en la sección poniente de la propiedad y en el eje lateral de la casa principal –abajo-- (ilustración: Katzman S. XIX, F4.316).



Cuentan las historias que don Antonio explicaba que su propiedad en Tacubaya tenía las mismas medidas que la Alameda de la Ciudad de México y aunque en ancho y largo las dimensiones son muy similares, la diagonal de la propiedad Mier reduce la superficie a la mitad de la Alameda…



Abajo, en un detalle del “Plano de la Ciudad de México -1907-“, aparece indicado en amarillo el límite de la propiedad Mier y Celis / Pesado. Al interior del predio se señalan varias edificaciones, entre las que destacan la casa misma (el edificio de planta cuadrada al centro del jardín), el portalón de acceso (en la cuchilla norte de la propiedad) y el edificio de la nueva capilla (con planta circular y hacia el sur de terreno); el plano es tán detallado, que también se adivinan los emplazamientos de la “Capilla del Nacimiento”, el lago y las caballerizas.



De la casa, se sabe que existía una edificación previa –que aparece en los dibujos de Casimiro Castro--, aunque no he logrado averiguar si la construcción se remodeló o reedificó; el caso es que la casa en que habitaron don Antonio y doña Isabel era un inmueble con instalaciones modernas y de vanguardia (para 1870). Abajo una imagen de la entrada trasera a la casa tomada en 1948, cuando ya era el “Hogar para ancianos” de la Fundación Mier y Pesado.



Al edificio de planta cuadrada y altura múltiple al centro, sobresalían lóbulos hexagonales con vista a los jardines oriente y poniente, y según puede deducirse del plano y de la fotografía aérea, el conjunto obedecía a un eje compositivo que alineaba el arco triunfal del acceso, fuentes, casa y capillas; en la foto de abajo, la flecha marca el acceso en la esquina de las hoy Av. Revolución y Jalisco; el círculo marca la casa. La arboleda del jardín hoy la ocupan el edificio Ermita y el cine Ermita, así como las calles Progreso y Antonio Maceo (y su privada); en la parte baja, alcanzan a distinguirse las torres de la capilla que aún subsiste.



Según la coordinación Nacional de monumentos, la capilla es diseño del arquitecto Lauro Rosell y la fechan de ejecución cercana a 1932. El dato es erroneo, ya que el edificio se construyó en 1887, a solicitud expresa de doña Isabel Pesado de Mier y pertenece al diseño original que desde 1878 se hizo por Ramón Agea para el conjunto. La capilla, que recupera las características del Pantheon de Agripa/Adriano en su transformación como iglesia de Santa María de los Mártires (cuando Gian Lorenzo Bernini añadió a los lados del frontón dos campanarios) es el único edificio del conjunto de la Casa Mier/Pesado que permanece (como Capilla del Santo Cristo de la Expiración).



El 29 de octubre de 1894 don Antonio Mier y Celis fue designado por el Gobierno de Porfirio Díaz, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario ante el gobierno de Marie François Sadi Carnot, donde presentó sus credenciales el 24 de noviembre de 1894; fue además delegado de México a la Primera Conferencia de Paz de La Haya en 1899. Don Antonio murió en París el 13 de diciembre de 1899 y sus restos fueron trasladados a una cripta bajo el altar mayor en la (vieja) Basílica de Guadalupe.



Su viuda, Isabel Pesado de la Llave de Mier, donó a la Biblioteca Nacional de México la reputada biblioteca de don Antonio (que constaba de 7,526 volúmenes y que en buena parte pertenecieron a su padre el licenciado don Gregorio de Mier y Terán); también instruyó a su hermana (Doña Trinidad Pesado de Rubín), que estableciera una fundación para honrar la memoria de su esposo Don Antonio Mier de Celis, duque de Mier y de su hijo Antonio Gregorio Mier Pesado (que había muerto siendo un bebé).

Luego de su muerte en París el 31 de enero de 1912, se dan los primeros pasos para establecer el patronato, y el 2 de julio de 1917 se creó Fundación Mier y Pesado, que permitiría educación a jóvenes y atención a ancianos usando como recurso los caudales entregados, así como la administración de las propiedades que formaban parte de la casa Mier y Celis / Pesado de la Llave. Desde 1919 la casa principal funcionó como “Casa hogar para ancianos”, albergando a una docena de personas. Para 1927 se comisionó al arquitecto Juan Segura el diseño de un edificio comercio/habitación de rentas en la esquina sur del predio, cosa que derivó en el “Edificio Isabel” (en honor a Isabel Pesado) y que subsiste hasta nuestros días. Abajo, en una imagen de 1933 cuando aún no se ampliaba la avenida Ermita --que ahora llamamos Revolución--, aparecen a la izquierda el Edificio Isabel y la reja de lo que había sido la casa Mier y Celis con su arboleda.



De una investigación que en 1993 hicieron César Buenrostro y Mauricio Faradji, extraigo algunos datos referentes al arquitecto Segura:

“La situación económica del país no era de lo mejor, pero el Arq. Segura tuvo la suerte de ser pariente de los Mier y Pesado y en el año de 1927 comenzó a realizar proyectos para la Fundación…” “Construyó… varios edificios en las colonias Santa María, Guerrero, San Rafael y Tacubaya. Propuso que la Avenida Revolución se ampliara de ocho a veinte metros, por lo menos desde la Avenida Jalisco hasta Martí, cosa que se realizó con una donación de la Fundación al construirse los edificios Ermita e Isabel.”

Para “Isabel”, el programa establecido para el patronato por el arquitecto especificó una planta baja con locales comerciales, así como un edificio de uso mixto que permitiera departamentos y casas, todos en régimen de renta, para favorecer a la fundación. Así, el “Edificio Isabel” es un magnífico ejemplo de la arquitectura DECÓ que se edificaba en los años 30’ en la ciudad de México; abajo, una fotografía de una de las calles interiores del conjunto de casas, luego de traspasar el arco de entrada del Edificio Isabel.



El Edificio Isabel sufrió grave deterioro al paso del tiempo, pero recientemente se remozó y ahora puede ser apreciado en la Avenida Revolución N°119, en la esquina con José Martí.



En los años siguientes se transformó por completo el resto de la propiedad Mier y Celis, ya que además del Edificio Isabel se erigió el edificio Ermita y se subdividió el predio en varias manzanas y predios donde luego se demolió la casa y construyó el Asilo Mier y Pesado. En la imagen de abajo, fechada en Mayo de 1929, puede verse la demolición del portalón de entrada a la que había sido casa Mier y Celis / Pesado de la Llave.



Para la esquina que conformaban las calles Real y Calvario, en lo que había sido el acceso ceremonial a la propiedad y frente a la ermita que daba nombre a la calle, se contrataron nuevamente los servicios del arquitecto Juan Segura Gutiérrez que en Octubre de 1928, presentó una primera propuesta y en Mayo de 1929 entregó el diseño definitivo para un edificio que se inició en 1930 y concluyó en 1935 (aunque en 1944 se hicieron importantes modificaciones). El inmueble de 8 niveles no sólo fue innovador por su estructura de acero (fundamental en el desarrollo de la compañía de Aceros Monterrey) y arquitectura influida por el “Stream Line Decó” que se popularizaba, sino por su multifacética función, ya que resultó ser el primer edificio para usos mixtos construido en la ciudad, albergando locales comerciales, departamentos (de diversas dimensiones) y un cine (ahora convertido en teatro). Abajo, una fotografía de 1933 en que puede verse la estructura de acero del edificio en construcción; más abajo, el edificio en 1945 visto desde la calle de Las primaveras y que ahora llamamos Benjamín Franklin.





El edificio Ermita es una construcción que merece su propio espacio; bástenos señalar que su trascendencia es notable a muchos niveles, incluido el hecho de que a la fecha es fuente de recursos para el funcionamiento de la Fundación Mier y Pesado. Luego de varios años de deterioro, se ha remozado el edificio y aunque el cine ya no opera como tal, los departamentos y comercios siguen siendo parte de una edificación símbolo de Tacubaya.


Arriba, una foto aérea fechada en 1936 -donde se ha marcado el predio de la casa original-, aparece ya subdividido por las prolongaciones de Av. Progreso y Antonio Maceo y su privada, así como con los edificios Ermita e Isabel; abajo una fotografía oblicua fechada en 1935 y que mira hacia el poniente, puede verse el Edificio Ermita edificado en la cuchilla donde bifurcan las avenidas Jalisco y Revolución. Es interesante notar que ya se observa el trazo de la continuación de la calle de Progreso, mientras se lleva a cabo la demolición de la barda perimetral de la casa a fin de abrir la prolongación de la calles dedicada a Antonio Maceo («El Titán de Bronce») y su privada.



Es importante mencionar tres edificaciones ligadas con la Fundación Mier y Pesado, ya que forman parte integral del sistema y se subsidian con el legado de doña Isabel Pesado de la Llave y de Mier:

Primero, el edificio del orfanato para niñas San Antonio y Santa Isabel, construido entre 1926 y 1932 por disposición del patronato de la fundación y que ahora se conoce como INSTITUTO Mier y Pesado; el inmueble edificado entre las Calzadas de los Misterios y de Guadalupe (No. 540), fue diseño del arquitecto Manuel Cortina García con la colaboración de Juan Segura. Desde 1932, este edificio con rasgos Decó, ha caracterizado la zona y aunque su uso ha venido cambiando, pasando de orfanato a internado y finalmente a escuela, su carácter de ser exclusivo para niñas se ha mantenido. Abajo una fotografía oblicua de la Compañía Mexicana de Aerofoto, fechada en 1933 y que mira hacia el oriente, en que aparece el edificio.



En segundo término, mencionemos la ESCUELA Mier y Pesado, sobre la Calzada General Anaya No. 371, en Coyoacán; es una escuela para varones que se edificó un el predio que perteneció al Sanatorio Urrutia (que ocupó este lugar de 1908 a 1928). La escuela se edificó en 1935 siguiendo un proyecto del arquitecto Juan Segura (en 1963, la Fundación cedió parte del terreno a la UNAM para la construcción de la Preparatoria 6 y de la Escuela Nacional de Música). Abajo, en una fotografía oblicua de la Compañía Mexicana de Aerofoto, fechada en 1936 y que mira hacia el Nor-poniente, la escuela Mier y Pesado; las calles que se ven al frente, son Av. Hidalgo y Calzada General Anaya.



Finalmente debemos mencionar la CASA HOGAR de la fundación, en la ciudad de Orizaba, Veracruz (Av. Oriente 6 No.1653) que es un edificio de influencia californiana, también proyecto del arquitecto Juan Segura, edificado entre 1939 y 1944. El edificio rodeado de jardines y conocido en Orizaba como “El Castillo” funciona de manera parcial como recinto asistencial. A principio de 2013 se desató una polémica, ya que la fundación hacía planes para ceder el edificio a “Wall Mart” a fin de demoler una parte y edificar un centro comercial aprovechando el extenso terreno; por el momento, la empresa se ha detenido. Abajo, una fotografía coloreada de 1945 y lego otra mas reciente...





La Residencia para ancianos (CASA DE SALUD) de Tacubaya, (Antonio Maceo No. 38) se edificó en 1964, luego de que la Fundación juzgara que la vieja casa Mier y Celis ya no cumplía con los requisitos de conservación y necesidades de capacidad. El edificio de una sola planta y poco interés arquitectónico utiliza el terreno que rodeaba a la casa con una serie de pabellones que albergan a 84 ancianos. En 2013, el arquitecto Alejandro Sánchez elaboró un proyecto para su ampliación y remozado. La Casa de Salud está a cargo de las Hijas de María Inmaculada de Guadalupe y por esa razón, la capilla ha pasado a su ordenanza. Abajo, en una toma de Google-maps de 2011, se ha marcado la manzana que de origen albergara la casa Mier y Celis / Pesado de la Llave. El único edificio que subsiste es la capilla, que se marca con un círculo, abajo a la derecha, se reconoce el Edificio Isabel y en la parte superior el Edificio Ermita…





Este Blog se ha hecho gracias al apoyo incondicional de Julieta Fierro; está dedicado a las “Grandes casas de México” y pretende rescatar fotografías e historia de algunas de las residencias que al paso del tiempo casi se han olvidado y de las que existe poca información publicada. El objeto es la divulgación, por lo que se han omitido citas y notas; si alguien desea mayor información, haga favor de contactarme e indicar el dato que requiere. Si utilizan las imágenes, favor de indicar la fuente –aunque advierto que pueden tener registro de autor–. Conforme haya más entradas (ya hay más de 50), aparecerán en el índice a la derecha de ésta página…

También se puede encontrar un índice general en: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2016/02/indice-de-grandes-casas-de-mexico.html





68 comentarios:

  1. Sencillamente magnífico! gracias

    ResponderEliminar
  2. Wow!! Y yo me apellido De mier que orgullo :')

    ResponderEliminar
  3. Sumamente interesante la historia del lugar, las fotos sorprendentes, me encantó el "post". Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Hoy descubrí este blog y sencillamente me fascino. Las fotos espectaculares! gracias por la información.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Excelente material, gracias por compartir
    ¿tiene algo del Arquitecto Segura y las construcciones artdeco que hizo en la Colonia Hipódromo Condesa? N

    ResponderEliminar
  7. Buenos días, primero que nada, gracias por compartir tan interesante información al pasar de los años, me preguntaba si contabas con información de la familia Buck y Escandon e imágenes del palacete que en su tiempo estuvo la Academia Militar México y en aquel entonces su dirección original fue en la calle del Parque Lira No. 170,en el Barrio de Tacubaya en la Ciudad de México, contando en ese entonces con 55,000 M² de terreno

    ResponderEliminar
  8. Hola, Rafeal. Me gustaría profundizar más en el estudio arquitectónico e histórico de la casa para mi futura tesis. ¿Podrías recomendarme bibliografía documental del tema? Gracias y felicidades por tan excelsa investigación.

    ResponderEliminar
  9. Mi taller de encuadernación está dentro de estas propiedades, qué lindo poder saber lo que había antes. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante, gracias por dejarnos conocer la historia de estos espacios.

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante, gracias por dejarnos conocer la historia de estos espacios.

    ResponderEliminar
  13. Excelente!!! Historia que a veces pasamos desapercibida aunque transitemos todos los dias por ahí.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. MAGNIFICO TRABAJO. VER LO QUE ERA Y COMO ERA NUESTRA CIUDAD DE MEXICO Y SABER EL POR QUE DE SUS NOMBRES Y OBRAS ES LO MAS MARAVILLOSO QUE HE PODIDO ENCONTRAR. COMO ME HUBIESE HABER VIVIDO EN ESOS AÑOS Y VER TAL CUAL TANTAS OBRAS QUE SE HAN PERDIDO.

    ResponderEliminar
  16. En este edificio se indica que se terminó el edificio en 1944. Falso. Se terminó por ahí de 1935. En el periódico Excélsior del 11 de septiembre de 1935 hay un anuncio de la renta del cine y de sus "habitaciones modernas".

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. maravillosa lectura del legado histórico de Tacubaya, gracias por compartir

    ResponderEliminar
  19. Fantástica investigación. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  20. Que bello es conocer las historias de los edificios que se entrelazan con la de los personajes y que finalmente construyen la historia de México

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias por todo el conocimiento compartido, Rafael. Tu trabajo es un apoyo invaluable para seguir transmitiendo la historia de esta ciudad. Abrazo.

    Víctor.

    ResponderEliminar
  22. Padrisimas fotos y excelente, información. El edificio Ermita, Av jalisco, y Tacubaya en general siempre me han fascinado y no había encontrado fotos antiguas. Tacubaya tiene que ver con la historia de mi familia y con esta información, me iluminan la imaginación para acompañarla con los relatos que me contaba mi papá.

    ResponderEliminar
  23. Olá
    Parabéns pelo blogger
    Tenho sitio de genealogía donde están representados los miembros de la familia Mier e pesado. Correo electrónico para los interesados para el contacto assopmac@gmail.com

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. años y año de vivir en esta zona y desconocer tanta historia
    gracias por compartir toda esta informacion con quien estamos interezados
    saludos

    ResponderEliminar
  26. me encanta conocer la historia de los pueblos y ciudades a través de la arquitectura

    ResponderEliminar
  27. Cuanta historia en nuestras calles y edificios. Gracias por tan bello recorrido. Muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  28. Felicito al autor de este reportaje. Me alegra que se comparta la historia de México y de sus edificios. Sólo para agregar que la Casa hogar que funciona como asilo de ancianos en Orizaba, Ver., el día de mañana se inaugura como Poliforum Orizaba. Las ancianitas y la fundación continúan igual pero en un edificio nuevo. El ayuntamiento de Orizaba compró el edificio y se inaugura mañana dejando intacto la arquitectura original que dejó la fundación.
    Atte: Rafael Córdoba de la Llave. Sobrino bisnieto de la duquesa Isabel Pesado de la Llave

    ResponderEliminar
  29. Felicidades excelente reportaje, durante muchos años viví en tacubaya y siempre me ha fascinado el edificio ermita, además de haber recorrido de adolescente y joven estas calles y todos los cines que allí existieron. Me sorprendió todo lo que guardan de historia estas calles y las fotos son magnificas.

    ResponderEliminar
  30. Felicidades excelente reportaje, durante muchos años viví en tacubaya y siempre me ha fascinado el edificio ermita, además de haber recorrido de adolescente y joven estas calles y todos los cines que allí existieron. Me sorprendió todo lo que guardan de historia estas calles y las fotos son magnificas.

    ResponderEliminar
  31. Gracias por este bello viaje al pasado de esta bella edificación,este bello lugar y conocer su historia, yo fui beneficiario de la fundacion, ahí pasé mis primeros años de la primaria en la escuela para barones dirigida por el Sr Antonio Policanti. Dicen que recordar es vivir.

    ResponderEliminar
  32. Gracias por este bello viaje al pasado de esta bella edificación,este bello lugar y conocer su historia, yo fui beneficiario de la fundacion, ahí pasé mis primeros años de la primaria en la escuela para barones dirigida por el Sr Antonio Policanti. Dicen que recordar es vivir.

    ResponderEliminar
  33. Gracias por este bello viaje al pasado de esta bella edificación,este bello lugar y conocer su historia, yo fui beneficiario de la fundacion, ahí pasé mis primeros años de la primaria en la escuela para barones dirigida por el Sr Antonio Policanti. Dicen que recordar es vivir.

    ResponderEliminar
  34. Gracias por este bello viaje al pasado de esta bella edificación,este bello lugar y conocer su historia, yo fui beneficiario de la fundacion, ahí pasé mis primeros años de la primaria en la escuela para barones dirigida por el Sr Antonio Policanti. Dicen que recordar es vivir.

    ResponderEliminar
  35. Gracias por este bello viaje al pasado de esta bella edificación,este bello lugar y conocer su historia, yo fui beneficiario de la fundacion, ahí pasé mis primeros años de la primaria en la escuela para barones dirigida por el Sr Antonio Policanti. Dicen que recordar es vivir.

    ResponderEliminar
  36. Fecicidades por este trabajo y por compartir las fotos! Nostalgia de Tacubaya !

    ResponderEliminar
  37. Gracias por el artículo, me encanto, es muy Ilustrativo, me ayudo a conocer un poco más

    ResponderEliminar