domingo, 27 de abril de 2014

Quinta (Chalet) de la familia Scherer en Mixcoac.



Frecuentemente confundida con alguna de las residencias vecinas, la casa de campo de la familia Scherer era colindante con las quintas de Julio M. y José Y. Limantour en Mixcoac; edificada hacia 1905 -sobre un huerto adquirido en 1900- para el Sr. Julio Scherer Jr. en un magnífico terreno de casi 7,500 m² limitado por las entonces calles de Empresa, Rafael Sanzio (hoy avenida Patriotismo), Donatello y calzada Tacubaya-Mixcoac, el Chalet tuvo una azarosa historia, hasta que fue destruido en 1958 para dar continuidad a la Avenida Extremadura (hoy eje 7 sur).

El apellido Scherer (frecuentemente escrito Sherer en nuestro país), es un apelativo muy común en Alemania y en el México de fines del S. XIX resultó de peculiar abundancia, con TRES familias distintas encabezadas por un Hugo Scherer dedicados al comercio y a la banca. Una de esas ramas sigue vigente en nuestros días, con la familia de don Julio Scherer (periódico Excélsior) descendiente de la familia Scherer-Rino y Scherer-Scherer de quienes trata ésta entrada…


Her Hugo Scherer S. nació en Alemania e hizo su fortuna en el ramo de la minería; eventualmente y luego de consolidar su fortuna hacia 1870, incursionó en la industria manufacturera, la minería, agricultura, industria ferrocarrilera e incluso en los servicios.

Con su cuñado, fundó la Hugo Scherer y Compañía en la que como socio sostuvo con fondos, y demás participó en los consejos de administración del Banco Nacional de México, la compañía Bancaria de Fomento y Bienes Raíces de México, el Banco Central Mexicano y la Caja de Préstamos para Obras de Irrigación y Fomento de la Agricultura. De la importación y la actividad financiera, los primos migraron a la manufactura, siendo accionistas de la Compañía Industrial Manufacturera (conglomerado textil del algodón), la Compañía Compresora de Algodón (que operaba en Torreón), El Buen Tono (manufactura de cigarros), la Compañía Nacional Mexicana de Dinamita y Explosivos y de la Fundidora Monterrey.



Scherer Sr. formaba parte de los consejos de Administración de la compañía Minera Santa María de la Paz y de Minas de Fierro del Pacífico; además era director de la Mexican Mining and industrial Company que desde Londres canalizaba inversiones a México. En la foto de arriba, Clara Scherer Pino (n.1867 y casada el 10 de septiembre 1888 con Hugo Scherer), durante una Kermés en el Club Alemán –primera de pie de izquierda a derecha-.



Don Hugo Scherer Sr. habitó en la casa de Paseo de la Reforma N° 80-86, en la segunda glorieta frente al monumento a Colón y en la esquina con la calle de Versalles, que fue edificada en 1906 según un proyecto del ingeniero Salvador Echegaray, y decoración interior de Manuel Cortina (ver: https://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2017/01/la-casa-de-hugo-y-clara-scherer-en.html); es interesante señalar que existe un proyecto fechado en 1907 con la autoría del propio arquitecto Manuel Cortina García para modificar y ampliar la residencia. Arriba, la residencia Scherer Scherer vista desde la glorieta de Colón en Paseo de la Reforma; en ese terreno hoy se yergue el edificio del Hotel Fiesta Americana Reforma. Abajo, una fotografía tomada desde la estructura del Palacio Legislativo (luego Monumento a la Revolución) mirando hacia el sur, donde se señala la casa de Hugo Scherer Sr. frente a la Glorieta dedicada a Cristóbal Colón.



Abajo, la casa de Hugo Scherer Sr. luego de los bombardeos que se suscitaron en 1913 durante la “Decena Trágica” en una fotografía de Manuel Ramos; los disparos del 13 de Febrero provenientes de “La Ciudadela” alcanzaron el Club Alemán y el Club Americano, así como varias casas en el Paso de la Reforma, incluida la residencia Scherer identificada aquí como “Residence of a wealthy mexican”…





Hugo Scherer Jr. (primo de Hugo Sr. y hermano menor de su esposa) era el director de la Hugo Scherer y Compañía, además de que formaba parte de los consejos de Administración de la Compañía Maderera de la Sierra de Durango (tierras y madera), la Compañía Minera Dos Estrellas, la Agujita (carbón), la Transportes de Guadalajara (Tranvías), Ferrocarriles Nacionales de México y Banco Internacional Hipotecario. Gracias a sus contactos en la banca internacional, fue además el director de la Société Financière pour l’industrie au Mexique y encargado de la Caja de Préstamos para Obras de Irrigación y Fomento de la Agricultura, que en 1908 manejó la venta de bonos por 50 millones de pesos (oro). Gracias a su prestigio y cercanía a José Y. Limantour, también fue miembro de la Comisión de Cambios y Monedas que determinaba las políticas monetarias del gobierno y la tasa de cambio.



Hugo Scherer Jr. era reputado por su apostura y gallardía, además de afamado por su extraordinaria capacidad para las actividades comerciales; fue amigo íntimo de don José Y. Limantour y muy cercano a Miguel Macedo, además de compartir intereses con Ignacio De la Torre. Participó además activa y decididamente en la organización de las “Fiestas del Centenario de la Independencia de México” la lado de don Enrique Creel, Secretario de Relaciones Exteriores.



La casa en Reforma N°5, que le proyectara el arquitecto Manuel Gorozpe en 1899, se alzaba en lo que hoy es un terreno vacío a un costado del hoy Hotel Meliá (México Reforma) y que en 1910 albergó al contingente militar que incluía al Príncipe Frederick von Holstein (sobrino del Káiser) que acompañaba al Sr. Karl Büns como parte de la representación alemana para las Fiestas del Centenario de la Independencia de México. Arriba, la casa de Reforma N°5, residencia de Hugo Scherer Jr.; abajo el salón de recibir de la casa, fotografiado en 1910 cuando fue embajada honoraria de Alemania.



En 1900 Hugo Scherer Jr. adquirió con su cuñado, un huerto de casi 7,500 m² frente a la Quinta campestre de su amigo José Yves Limantour -al norte de la Villa de Mixcoac-, con la idea de edificar una casa de descanso. El terreno limitaba al poniente con la Av. Mixcoac (que había sido la calzada que comunicaba Chapultepec y Tacubaya con Mixcoac y San Ángel y por la que corrían las vías del tranvía, misma en cuyo trazo ahora pasa la Av. Revolución); al norte limitaba con la 1° calle de La Empresa, al sur con la 1° calle de Donatello y hacia el oriente con la calle dedicada a Rafael Sanzio, por la que además corrían las vías del trenecillo que marchaba desde La Alameda hasta San Ángel, y que en ese tramo hoy conocemos como Av. Patriotismo. Abajo el fragmento de un plano fechado en 1929 donde aparece zona de Mixcoac y en que se ha señalado el terreno de la casa Scherer. (En la parte inferior izquierda, aparece el N° 45 que indica el sitio del “Manicomio Central”)



Es necesario señalar que la villa de Mixcoac se había integrado al Departamento Central como parte de la ciudad de México, pero seguía siendo sitio de descanso donde poder escapar del bullicio de la metrópoli; además, desde 1900 había recibido enorme inversión en cuanto a infraestructura, por lo que ahora estaba bien comunicada, dotada de agua y drenaje, mercado y rodeada de nuevos edificios entre los que destacaba el nuevo y vanguardista “Manicomio Central”; edificado entre 1908 y 10 por Porfirio Días Jr. siguiendo el diseño inicial de Salvador Echegaray, se construyó en los terrenos de la hacienda pulquera llamada “La Castañeda”, por lo que ese apelativo pasó al centro psiquiátrico. Abajo, una imagen del Pabellón Central del manicomio de Mixcoac; el enorme terreno ahora lo ocupa el conjunto departamental “Torres de Mixcoac” (1661 de Francisco P. Miranda -Periférico-) en Lomas de Plateros.



El proyecto para el Chalet de la familia Scherer en Mixcoac se encomendó inicialmente al arquitecto ingeniero Enrique Choistry, que había entablado relación con don Hugo Scherer a a raíz de sus tratos en “Transportes de Guadalajara” y seguramente fundamentado en sus proyectos edificados en la colonia Reforma. Aparentemente el proyecto definitivo fue revisado y supervisado en 1903 por el muy joven arquitecto Rafael Goyeneche.

Goyeneche se recibió en la Escuela Nacional de Bellas Artes en 1904, aunque era reconocido como diseñador desde 1900 cuando aparecieron sus proyectos como estudiante publicados en la revista “El Arte y la Ciencia” en que proponía una estación para el Ferrocarril de Hidalgo y Nordeste. Proyectó edificios como Al Puerto de Veracruz y El Puerto de Liverpool, así como una notable cantidad de casas en varios rumbos de la ciudad, incluyendo el Chalet para la familia Scherer en Mixcoac y una casa de caracterísiticas semejantes en el Paso de la Reforma para la familia Cusi. Abajo, en una foto tomada en 1909 desde la torre oriente de a casa de don José Y. Limantour (Ver entrada: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2012/11/las-casas-de-don-jose-yves-limantour.html ) aparece la casa Scherer; en primer término, la calzada Tacubaya-Mixcoac, que hoy conocemos como avenida Revolución –circuito Interior-.



Muy a tono con el eclecticismo del período, la casa Scherer siguió una predilección que Israel Katzman caracteriza como “Campestre Romántica”, con “residencias de intención bucólica –incluso las citadinas-- que se rodean de espacios descubiertos usados como huertos y jardines, separando una quinta de la otra; las edificaciones de contornos quebrados, pocas veces delimitadas por una sola figura rectangular; de techos inclinados, generalmente con torres de cubierta cónica o piramidal y con ornamentación variable inspirada en tradiciones románicas o idealizadas villas alpinas”…



Arriba en una toma oblicua que mira hacia el Poniente, se ha marcado el lindero de propiedad del Chalet Scherer, limitado arriba por la Calzada Tacubaya-Mixcoac-San Ángel (ahora Avenida Revolución), a la derecha la calle de La Empresa (que aún existe) y a la izquierda la calle de Donatello; como referencia, justo arriba de la casa (hacia el poniente) puede verese el enorme jardín de la casa Limantour que para muchos es recordada como el Colegio Madrid. Abajo, aparece en la parte alta el Chalet Scherer y abajo la casa de don José Y. Limantour; a la extrema izquierda, puede reconocerse la quinta de don Julio M. Limantour que aún existe como Colegio Williams (ver la entrda http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2012/10/la-quinta-de-julio-m-limantour-en.html ).



Del Chalet Scherer, Katzman nos dice que era una “Casa veraniega, edificada en Mixcoac, D.F., en 1906”. La construcción de un estilo sincrónico con el eclecticismo predominante en la época, retoma elementos ornamentales que hacen referencia a idealizados chalets alpinos (suizos y/o alemanes), mezclando techumbres de pronunciada inclinación, con torre mirador, buhardillas y balcones; la casa Scherer tiene notables similitudes estilísticas con la casa de la familia Álvarez del Castillo en la Av. Vallarta de Guadalajara, proyecto también del arquitecto ingeniero Enrique Choistry, ejecutado en 1903; abajo, una foto captada en 1912 de la quinta Álvarez del Castillo en Guadalajara.



La quinta A.C. tenía un amplio frente hacia la avenida Lafayette, entre las calles de Lerdo de Tejada y Bosque; en el jardín y hacia la calle Lerdo, mostraba un gazebo neoclásico que hacía al conjunto aún más ecléctico. El Chalet de influencia “alpina” fue uno de los que edificó el arquitecto ingeniero Enrique Choistry entre 1904 y 1915 en la colonia Reforma. La quinta Álvarez del Castillo también se asocia al general Jose Ferreira que la adquirió al poco tiempo. Abajo, una imagen coloreada de la quinta Álvarez del Castillo/ Ferreira, aparece además el pabellón neoclásico (aunque no se percibe en la foto, el pabellón estaba cubierto por una cúpula); la quinta fue destruida en 1960.



También como referencia a la quinta Scherer, vale la pena mencionar la quinta que para la familia Cusi-Armella, proyectaron y ejecutaron los arquitectos Ignacio Ulloa del Río y Rafael Goyeneche en 1907 sobre un terreno con número 365 del Paseo de la Reforma; la volumetría recuerda la casa de la quinta Scherer y puede ayudar a entender las proporciones de la edificación, ya que aún pervive en la esquina que forman la lateral de Reforma y Río Guadalquivir. Abajo, una fotografía de 1909 tomada desde lo alto de la Columna de la Independencia en construcción, pueden verse el Paseo de la Reforma hacia Chapultepec y los terrenos que ahora ocupan las colonias Cuauhtémoc y Anzúres; en primer plano aparece la casa de la familia Cusi y apenas una vereda marcando el trazo de lo que hoy es Río Guadalquivir.



Para el Sr. Dante Cusi Castoldi –que había llegado de Milán en 1882- y su esposa, doña Teresa Armella Archinti, la casa de Reforma complementaba sus propiedades en Michoacán (Nueva Italia y Lombardía), y fue un “Chalet alpino” que se edificó de 1907 hasta 1917. Es relevante porque la construcción se desarrolla en derredor de una torre mirador que alberga la escalera y es el eje compositivo del conjunto, disposición similar a la de la casa Scherer en Mixcoac y ejecutada también por el arquitecto Goyeneche.



La quinta de don Julio Scherer Jr. estaba rodeada de 7,000m² de jardines y huertos, con una edificación de poco más de 1,300 m² construidos en cuatro niveles que incluía sótanos, tres niveles habitables y una torre cuyo mirador llegaba a más de 20 m. de altura. Con diez habitaciones y tres baños en los pisos altos (con cuatro amplias habitaciones a manera de buhardilla), contaba sótano con las cocinas, habitaciones de servicio y bodegas; la planta principal recibía a los visitantes en un pórtico que llevaba al grán salón de recibir (al sur) y su acristalado “jardín de invierno” o al enorme comedor que alojaba una mesa para 24 comensales. Una escalera alojada dentro de la torre, ditribuía a los visitantes por los cinco pisos de la edificación y remataba en un altísimo techo a cuatro aguas. Abajo, la fachada poniente del Chalet Scherer de Mixcoac, en una fotografía tomada en 1907, cuando la casa se acababa de terminar.


En general, parece ser que la casa disfrutó de un amueblado sobrio, en concordancia con las idea de “rusticidad campestre”…



A raíz de de los disturbios revolucionarios, la casa fue utilizada como cuartel con la entrada de los ejercitos a la Ciudad de México y resutó desvalijada; luego, al quedar en abandono, la quinta fue incautada por el gobierno de general Carranza y sirvió por algun tiempo como recinto alterno para el Asilo Constitucional número 2 (cuya sede estaba en Donceles), destinada a albergar a pacientes en recuperación ligados a la Fuerza Aérea del Ejército y a niñas huerfanas del arma. En 1926 la quinta fue restituida al señor Hugo Scherer, y entonces albergó por un corto tiempo el Colegio Barton y para 1938 fue arrendada como vivienda. A partir de 1941 pasaría de nuevo a ser recinto educativo.



En “Recuerdos de nuestra niñez”, María Alba Pastor nos dice: ¨Era en Mixcoac un “castillo” de leyenda, un chalet de veraneo en la época porfiriana, de estilo suizo afrancesado de tres pisos. Quedó dañado tras la Revolución Mexicana y abandonado a su suerte; después se alquiló como vivienda. El 24 de abril de 1941, la casa y su predio de 7,476 metros cuadrados, fueron vendidos a Josep Andreu Abelló por Hugo Scherer en 120 mil pesos.¨ [Señalemos que don Josep Andreu marchó al exilio en 1939, primero a París y luego a México vía Nueva York. Junto con Indalecio Prieto manejaba los fondos trasladados allí en el yate Vita. Años después se establece en la ciudad de Tánger –Marruecos-, donde fundó y presidió el BIM (Banco Inmobiliario de Marruecos, después BIMM -Banco Inmobiliario y Mercantil de Marruecos), y trabajó en la clandestinidad contra la dictadura franquista].

La casa se adaptó como escuela y el 21 de junio de ese año abrió sus puertas como Colegio Madrid, una institución liberal y humanista fundada por los exiliados republicanos españoles. Arriba, el Colegio Madrid en 1942.


En una fotografía de Julio de 1945, el grupo de alumnas de la maestra Francisca Rebaque en el jardín del entonces Colegio Madrid; atrás puede verse la casa que había sido morada de campo de la familia Scherer…
Abajo, en una imagen también de 1945, el “salón de lectura” del colegio, alojado en la buhardilla de la casa.



En 1957 el Departamento del Distrito Federal, decidió ampliar la avenida Extremadura, a fin de comunicar la colonia del Valle (Av. Félix Cuevas) con las avenidas Patriotismo y Revolución a través de la colonia Insurgentes Mixcoac. Esa ampliación creaba una nueva amplia calle que cortaba al centro el terreno de lo que había sido a Quinta Scherer y como compensación a la perdida, el DDF ofreció al Colegio Madrid el usufructo de la casa de enfrente, que había pertenecido a don José Yves Limatour y que por algunos años había ocupado el “anexo” del Colegio Williams (ver: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2012/11/las-casas-de-don-jose-yves-limantour.html). Así, en 1958 comenzó la demolición de la casa de campo de don Hugo Scherer Jr.
Abajo, una imagen tomada en Mayo de 1958 cuando se comenzó la demolición de la casa.



La ampliación de Extremadura dejó un par de predios a ambos lados de la nueva avenida, por lo que el Colegio Madrid aprovechó esos terrenos para edificar inmuebles que se usaron como primaria (lado Empresa) y Preparatoria (lado Donatello). Al paso del tiempo y con las nuevas demandas, el gobierno de la ciudad reclamó el terreno del Colegio Madrid a fin de usar ese espacio como centro multimodal de transporte, edificando en el terreno del lado de la calle de Empresa la estación del Metro”Mixcoac” y su correspondiente acceso en lo que habían sido terrenos de la casa Limantour; en ese período también se asimiló al predio sur, lo que quedaba de la 1° calle de Donatello, incorporándola al predio que ahora ocupan Office Depot y KFC (2014).



Finalmente, en 2008, se construyó un paso elevado en el Circuito Interior, sobre Extremadura y frente al terreno que albergó la Quinta Scherer. Abajo, una ilustración que muestra la casa campestre si sobreviviera en el entorno actual…



Este Blog se ha hecho gracias al apoyo incondicional de Julieta Fierro; está dedicado a las “Grandes casas de México” y pretende rescatar fotografías e historia de algunas de las residencias que al paso del tiempo casi se han olvidado y de las que existe poca información publicada. El objeto es la divulgación, por lo que se han omitido citas y notas; si alguien desea mayor información, haga favor de contactarme e indicar el dato que requiere. Si utilizan las imágenes, favor de indicar la fuente –aunque advierto que pueden tener registro de autor–. Conforme haya más entradas (ya hay más de 50), aparecerán en el índice a la derecha de ésta página…

También se puede encontrar un índice general en: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2016/02/indice-de-grandes-casas-de-mexico.html



21 comentarios:

  1. exelente, sobre todo la ultima foto de como estaria acualmente, nos damos una idea del mocdernismo que aplasta grandes edificaciones.

    ResponderEliminar
  2. Admiro mucho este blog; ya pocos se ocupan de las grandes casas de México, de saber su historia y mucho menos de conservarlas.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hola Buenos días Rafael, te confieso que encontré tu blog por casualidad y el solo leer un párrafo me atrapo y así me he pasado toda la mañana pero ya es hora de trabajar y pues ya me suscribí a entradas atom para estar pendiente de tu nueva publicación.
    Yo soy restaurador de arte y por alguna razón, esto de disfrutar el pasado que en muchas ocasiones ya no existe es para mi muy reconfortante lo disfruto mucho. Y de casualidad escribirás acerca del Palacete que se encuentra en la cuchilla que forma la calle de Havre y Liverpool en zona rosa, me encantaría saber sobre esa casa. Gracias un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Fabián!
      Gracias por tu comentario.
      Esa casa fue de origen, propiedad de la familia de don Agustín Diener, dueño con sus hermanos de la Joyería “La Perla”…
      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Solo unas lineas porque al releer mi blog me doy cuenta de que he escrito mal mi correo electronico, es pues:

      schererlourdes@gmail.com perdonen mi error. Saludos











      Eliminar
    3. ¡Hola de nuevo Fabian!
      Puedes encontrar información acerca de la casa en la cuchilla de Hamburgo, Havre e Insurgentes en: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2015/02/la-casa-de-la-familia-diener-struck.html
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. En primer lugar voy a presentarme. Mi nombre es MªLourdes Farnes Scherer y mi origen y residencia estan en España (Barcelona).
    He entrado en su explicacion y graficos de la familia Scherer, en Mexico, y yo soy nieta y sobrina nieta de los dos señores cuyo nombre es HUGO SCHERER . Uno es primo del otro, no jr. Puedo darles explicaciones y fotografias de dicha familia (la mia) si a Vds. les interesa. Hay en sus explicaciones algunos errores. Julio Scherer Garcia (ex director del Excelsior) es primo hermano mio y yo he vivido en Mexico D.F. en los años 50 del siglo pasado y he vuelto alla muchas veces. Me pongo pues a su disposicion para todo lo que Vds. deseen. Mi correo electronico es : schererlourdes@mail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy estimada señora Farnes,
      Antes que nada, agradezco sus líneas y su disposición para dialogar.
      Durante el pasado mes y en varias ocasiones he intentado ponerme en contacto con usted, lamentablemente sin respuesta alguna, por lo que ahora respondo por éste medio.
      En el libro “Crónica Oficial de las Fiestas del Primer Centenario de la Independencia de México”, publicado en 1911 por la Secretaría de Gobernación y a cargo de Genaro García, aparece en la página “8” la descripción de la llegada de la legación de Alemania, y a la letra dice: “…el señor Comandante y la oficialidad del “Freya”, quedó alojado en la casa número 5 del Paseo de la Reforma, propiedad del señor Hugo Scherer (jr).”. Además, tengo a la vista copia del documento de venta de la propiedad de Mixcoac, en que se indica que el vendedor y firmante, es el señor Hugo Scherer Jr. (y en la firma autógrafa, claramente se puede leer el “Jr.” como parte de la rúbrica).
      Por ésas razones, indiqué en el texto que el propietario de la casa es Hugo Scherer “Jr.”

      Un punto de confusión me invade al leer que “soy nieta y sobrina nieta de los dos señores cuyo nombre es HUGO SCHERER” y también que “Julio Scherer Garcia (ex director del Excelsior) es primo hermano mío”. En reiteradas ocasiones (El poder: historias de familia, 1990 y La terca memoria, 2007) y en entrevistas transcritas, el señor Julio Scherer Garcia (director del periódico Excélsior, del Semanario Proceso, Presidente del Consejo de Administración de CISA S.A. de C.V. e incluso Premio Nacional de Periodismo y que usted menciona) indicó que no era pariente del señore Hugo Sherer, propietario de la casa de Mixcoac y que esa era otra rama de una familia Scherer con la que poco tiene de relación…
      Es por eso que en el segundo párrafo de la entrada escribí:
      “El apellido Scherer (frecuentemente escrito Sherer en nuestro país), es un apelativo muy común en Alemania y en el México de fines del S. XIX resultó de peculiar abundancia, con TRES familias distintas encabezadas por un Hugo Scherer dedicados al comercio y a la banca. Una de esas ramas sigue vigente en nuestros días, con la familia de don Julio Scherer (periódico Excélsior) y no se debe confundir con la familia Scherer-Rino y Scherer-Scherer de quienes trata ésta entrada…”
      Lamento profundamente que considere que “Hay en sus explicaciones algunos errores”…
      Saludos.
      Rafael Fierro.

      Eliminar
    2. Sr. Fierro. Creo que finalmente un hijo mio ha encontrado la manera de ponerme en contacto con Vd. Y voy a intentar explicarle lo que se de mi familia porque quien le ha explicado sobre la misma creo (y perdone que no este de acuerdo con Vd. en bastantes cosas ) estan bastante equivocados.
      Mis abuelos eran primos hermanos (mi abuela se llamaba Clara Scherer Pino el segundo apellido de mi abuelo no lo se. Tuvieron 4 hijos (uno, Carlos, murio a los 5 años) Amelia (mi mama) Pablo, padre de Julio Scherer Garcia, y Carmen que fue la esposa del Sr. Eduardo Gou dueño de Mudanzas Gou, aun existentes, que fue la empresa que hizo la mudanza de la casa del Pº DE LA Reforma ubicada en donde hoy esta el hotel Fiesta Americana. La casa desaparecio alla por los años 1923 del pasado siglo. Mi abuelo murio en Alemania durante un viaje en el año 1909 y mi abuela muy amiga del Presidente Porfirio Diaz recibia en su casa muchos miercoles para cenar a la creo que alta sociedad de Mexico, en aquella epoca. Cuando la primera guerra mundial a ella la dejaron vivir en Mexico, pero a su hermano Hugo Scherer Pino lo obligaron a dejar el pais. Entonces se vino a España. En el periodico ABC , de Madrid, de aquellos años hay bastantes reseñas de su estancia en España hasta que en 1950 murio. Yo lo conoci muy bien. Cada año venia por 15 dias a Barcelona.
      Yo convivi con mi tio Pablo en el nº 11 de la Pl. San Jacinto del barrio de San Angel, donde ahora se celebra el mercadillo de los sabados. Alli estuve muchas veces con Julio y con sus dos hermanos Paz (aun la he visto alguna vez) y Hugo, cuando iban a comer a la casa de sus padres. No se porque el nego (hace poco murio) ser pariente nuestro. Tengo un hermano sacerdote que intento relacionarse con el, pero el entonces arzobispo de Mexico le dijo que Julio era muy “izquierdoso” y posiblemente por eso no quiso tener relaciones con nosotros. Yo tambien tuve una hermana monja. Mi madre era profundamente catolica.
      Mi abuelo (es el señor de la primera fotografia, yo tengo una igual) fue Director de la Banca Nacional de Mexico, Consul de Persia en Mexico y junto con su primo (el dueño de la casa de Mixcoac, que yo aun la conoci como colegio Madrid en el año 1954) fundaron la Banca Scherer. Yo conoci a hijos de empleados de dicha Banca. La casa de Mixcoac, si la memoria no me falla, la vendio el tio de mi madre en el año 1944 y mi tio Pablo se encargo del asunto de la venta. No se quien la compro.
      Mi tio Pablo era agente de cammbio y bolsa y tenia el despacho en la calle Bolivar, donde yo trabaje durante un tiempo. Alli una socia suya llamada Manuela Alonso le hizo un desfalco y mi tio se arruino. Entonces perdio la casa de San Angel, porque se la quedaron los acreedores. Poco despues el murio.
      Yo dispongo de fotografias de aquellos tiempos, y tengo recuerdos de cuando vivi en Mexico en el año 1954. Y recuerdo todo lo que me contaron mi mama y mis tios. De joyeros nada, unicamente siempre vivieron de finanzas relacionadas con Bancos y la bolsa. Si tuvieron unas acciones de unas minas de oro que creo que en parte fue lo que les convirtio en gente rica, pues creo que cuando llegaron a Mexico lo hicieron como inmigrantes, no miserables, pero tampoco ricos como despues fueron.
      La historia de mi familia es bastante novelesca. Pero ya lo he mareado bastante a Vd. Con esta carta tan larga.
      El pasado Noviembre estuve por un mes en el D.F. me hubiera gustado conocerle a Vd. A Mexico o a EE,UU. Voy casi cada año (a pesar de que ya tengo 85 años) pero este año murio mi primo Eduardo Gou Scherer y vendra su esposa a España. O sea que este año no voy a ir para su Patria.
      Y termino esta “epistola”. Perdone el tiempo que le he robado y quedo a su disposicion para cualquier cosa que desee saber.
      Entretanto quedo suya afff. Mª Lourdes Farnes Scherer.

      Eliminar
    3. Un tesoro en sí misma esta carta. Qué fortuna Sr, Gossman que usted en este blog nos regale tanto y hasta la crónica de primera mano de los habitantes de estas casas mi agradecimiento y saludo a la Señora Lourdes F. Scherer.

      Eliminar
    4. Recibo un saludo de un señor o señora DANI a quien no tengo el gusto de conocer. Es posible que las proximas Navidades pueda ir yo a Mexico. Si supiera sus señas intentaria ponerme en contacto con esa persona. Desde Barcelona (España) le mandop tambien un afectuoso saludo y me congratulo de que mi escrito le haya interesado. Toda mi familia por parte de madre, reside en Mexico D.f..

      Eliminar
    5. Sr. Fierro: no tengo mas remedio que darle infinitas gracias por el contacto que hemos tenido a traves de la historia de mi familia. Gracias a Vd. se han puesto en contacto conmigo, e incluso han venido a conocerme a Barcelona, una nieta de mi tio Pablo Scherer (ella Clara Scherer casada con un politico mejicano de nombre Diodoro Carrasco) y asi he recuperado parte de familia que he tenido perdida hasta mis ya 86 años. Lástima de tiempo perdido. En España por parte de mi mama no tengo más parientes y en Majico, gracias a Vd. es posible que vaya recuperando algunos más. Repito muchisimas gracias. Lástima de que yo ya soy muy mayor pero tengo hijos, nietos y hasta un bisnieto. Ellos pueden continuar la relacion. Con todo mi afecto , un saludo de Mª lourdes Farnés Scherer.

      Eliminar
    6. Muy estimada señora Farnés,
      No sabe usted lo agradecido que estoy por la información proporcionada; he hecho algunas correcciones y espero haber enmendado las mayores faltas e imprecisiones.
      Le envío un abrazo con mi cariño y gratitud.
      Rafael Fierro.

      Escribí también una nota con la historia de la casa de Paseo de la Reforma, que puede usted ver en: https://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2017/01/la-casa-de-hugo-y-clara-scherer-en.html
      Espero le resulte de interés.
      :-)

      Eliminar
  5. Hola, estoy viendo que tienes información de la ubicación del manicomnio de la Castañeda, ¿tendrás más información al respecto sobre la superficie que ocupaba? y de la superficie de la Hacienda que había antes ahí? lo que tengas me será de gran utilidad, muchas gracias! sofiaco@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente no tengo esa información detallada...
      ¡Saludos!
      R.F.

      Eliminar
    2. ¡Hola de nuevo Sofía!
      En la "Mapoteca Orozco y Berra" existe un magnífico plano, fechado en 1858 y levantado por Ramón Adame.
      Te envié una fotografía al correo que adjuntas, pero lamentablemente no hay respuesta.
      Si te sigue siendo útil, dime a dónde lo envío...
      R

      Eliminar
    3. ¡Hola de nuevo Sofía!
      Encontré un plano que podría resolver tu duda; dibujado en 1858 muestra el casco de la hacienda frente al puente que cruza le Río Mixcoac.
      Si aún te es útil, lo puedes consultar en la Mapoteca Orozco y Berra (Núm. 2602) de la Dirección General de Información Agropecuaria…
      Como no puedo poner imágenes aquí, lo incorporaré a la entrada del blog:
      http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2016/01/casa-de-campo-de-don-arturo-quintana-y.html

      Eliminar
  6. Estimado Rafael Fierro, deseo felicitarlo por este maravilloso blog que abarca una muy bella pero lamentablemente fugaz historia del patrimonio arquitectonico del México de fines del s.XIX y principios del XX. Si usted viaja a otros lugares, la arquitectura 'modernista' se ha preservado como patrimonio de los países en los que existen muestras de ello.
    Lamentablemente en México la preservación de este importante patrimonio no existe y el INBA que debiera actuar como defensor de este patrimonio actualmente ya ni interviene en su defensa: Una lástima...

    Por ello, su servidora, como muchos otros lectores de su blog disfrutamos tanto de la lectura y el acervo fotografico y documental que con tanta dedicación ha integrado.
    Lo descubrí casualmente ya que en mi niñez/adolescencia la vivi en Polanco y en tiempos posteriores pude atestiguar como la zona se fue mercantilizando dejando atrás la colonia residencial que yo alegremente vivi y disfruté.

    Sin embargo, gracias a usted pude reconstruir excelentes recuerdos de aquella colonia que recorría cotidianamente andando y casi de cabo a rabo (ir dal mercado a la zona de Polanco, ir a mi escuela, Margarita de Escocia o al Liceo Franco Mexicano).

    Me permito abordarlo con una duda respecto de una muy interesante casona en Campos Elíseos No. 233 (lo que ahora es una concesionaria automotriz) era una casa muy grande propiedad del Ing. José Emilio Lavín donde pasé los mejores alos de mi infancia.

    Era una casa alucinante por lo grande y por cómo estaba acondicionada.

    Mi agradecimiento a su gran trabajo y por darnos tanta alegria a nosotros los lectores. Un saludo cordial L. Camino c.lu383@gmail.com

    ResponderEliminar
  7. Apreciable Sr. Fierro, tiene alguna referencia de la Quinta Molino de Rosas, que fue propiedad de Porfirio Díaz Ortega, le agradezco su amable atención y lo felicito por su labor. Gracias

    ResponderEliminar